lunes, 14 de agosto de 2006

Ambulancia "perseguida" por un extraño fenómeno aéreo

Con el presente artículo doy un salto hacia adelante en el tiempo y me sitúo en el año 1984. El motivo, un libro que encontré curioseando en una librería donostiarra. Se titula: Huellas de otra realidad. Crónicas de hechos inexplicables (Edaf, Madrid 2006). Autor: Gonzalo Pérez Sarró. La obra pertenece a la colección: “El archivo del misterio de Iker Jiménez”.

Ojeando el citado libro encuentro un capítulo (el 3) dedicado a los ovnis: “Valencia de Alcántara: 18 años de oleada ovni”. De los temas que trata el citado trabajo sólo tocaré lo relacionado con el asunto ovni. He revisado algunas de las observaciones que incluye, donde la información es suficiente, y me he encontrado con las clásicas persecuciones o escoltas cercanas. Por lo tanto, no he podido resistir la tentación y he realizado un examen más exhaustivo (hasta donde dejan los datos proporcionados por el libro) de esos avistamientos. Lo que he hallado lo iré mostrando en esta bitácora.

El autor del libro dice en varias ocasiones: “caminar en busca de la Verdad”. Sin embargo, el título de la obra ya nos da una pista de por donde se dirigen los pasos del buscador de lo misterioso. Considero que no hay “hechos inexplicables”. A mi juicio, unos sucesos por muy extraños que sean siempre tendrán alguna explicación. Que, en el caso que nos ocupa, estén sin explicar no significa que sean inexplicables. Serán unos incidentes inexplicados hasta que venga alguien con un dato nuevo o que no se había tenido en cuenta hasta ese momento y los explique.

Volviendo a los avistamientos del libro, comenzaré con el ocurrido el día 20 de junio de 1984 entre Valencia de Alcántara y Cáceres. En un listado de casos resumidos (pp 81-87) se dice lo siguiente sobre el suceso (caso 31):

“20-06-1984 Objeto anaranjado con forma de media luna que voló delante de una ambulancia durante el recorrido de unos ocho kilómetros. Su luz fue aumentando de intensidad a medida que avanzaba. Llegó a estar a unos sesenta metros de distancia del automóvil y casi a ras del suelo. De repente desapareció.” (pág. 84)

A continuación voy a transcribir los pasajes más importantes del hecho:

“Era el 20 de junio, sobre las tres de la madrugada. Ángel trasladaba en su ambulancia a una familia desde Valencia de Alcántara hasta el hospital de Cáceres, un matrimonio y su hijo de corta edad que precisaba atención en aquel centro...” (pág. 92)

“El viaje continuó con normalidad hasta llegar a las proximidades del pueblo de Aliseda. En un paso a nivel del tren, Ángel vio algo extraño que no quiso comentar...” (pág. 92)

“...María, que ahora viajaba al lado del chófer, gritó mientras lo golpeaba en la rodilla: “¡Mira, mira aquello!”. Se trataba de una enorme “luna” anaranjada que los acompañaba en el viaje. Ángel, azarosamente, intentaba explicar que él, aunque fugazmente, ya había notado su presencia momentos antes.” (Pág. 93)

Desde ese momento y durante ocho kilómetros fueron escoltados por el insólito objeto. Al coronar un cambio de rasante se toparon de frente con el “ovni”:

“...Aquel inoportuno acompañante se encontraba ahora en medio de la calzada, casi tocando el suelo, pero gracias a Dios, desplazándose en el mismo sentido que el vehículo de Ángel y conservando la misma distancia siempre. Ahora su color era diferente, había cambiado del anaranjado a un blanco resplandeciente. Desprendía tal luz que iluminaba toda la carretera y se podían ver perfectamente los campos adyacentes. El tamaño de la esfera, aunque difícil de precisar, Ángel afirma que superaba claramente el metro de diámetro...” (pp. 93-94)

Sobre la distancia a que estaba el “ovni” en esos momentos se dice:

“...Los sesenta metros de separación, a Ángel Garlito se le antojaban escasos y peligrosos...”(Pág. 94)

Comentarios de Ángel Garlito:

“...Con el objeto luminoso delante, intenté mantener la velocidad en 80 km/h, sin embargo, era difícil porque en ocasiones tenía que frenar ante la existencia de curvas peligrosas, y esto era lo sorprendente, la extraña luz hacía lo mismo, con exacta medida y a la par que la ambulancia.” (Pág. 94)

“Cuando alcanzaron el cruce de la carretera de Arroyo de la Luz, el objeto comenzó a distanciarse, elevándose, hasta desaparecer...” (Pág. 94)

El día 20 de junio de 1984, a las 3:00 horas locales (GMT+2), la Luna era visible hacia el ESE (azimut 291º), tenía una altura sobre el horizonte de unos 7º (el orto se produjo hacia las 2:18 horas) y estaba cerca de la fase de cuarto menguante (fracción iluminada: 0.636). Como podemos comprobar en un mapa de la zona, la carretera tiene, en el tramo donde apareció el “ovni”, una orientación aproximada de Oeste-Este. Por lo tanto, la ambulancia miraba hacia el Este y los observadores tenían a nuestro satélite o un poco a la derecha o frente a ellos, dependiendo del trazado de la carretera. Sin embargo, los testigos no vieron a la Luna. Vieron un objeto extraño que les escoltaba. No se indica el estado del cielo durante la observación. Probablemente, nubes bajas o bruma dieron a nuestro satélite un aspecto insólito que confundió a los observadores.


20-6-1984, el cielo mirando hacia el ESE a las 3:00 horas

La posición y las descripciones que se dan del “ovni” no dejan lugar a dudas: Objeto ubicado en el mismo punto del cielo que nuestro satélite, con forma de media luna (Luna casi en fase de cuarto menguante), color anaranjado (el clásico cuando nuestro satélite está cerca del horizonte), que imita los movimientos de la ambulancia (paralaje del movimiento), etc. El tamaño y distancias indicadas por los observadores se explican desde los errores de percepción e ilusiones.


Azimut de la Luna y posición de los testigos al inicio del caso

La desaparición del "ovni" pudo ser provocada por la orografía de la zona o por probables nubes que fueron ocultando a nuestro satélite hasta hacerlo desaparecer.


Fase de nuestro satélite el día 20-6-84

Conclusión: Como estamos viendo a lo largo de los artículos publicados en este blog, en este tipo de avistamientos aparecen invariablemente los mismos elementos y características que revelan la naturaleza real de lo observado. En el caso que hemos visto hoy resulta, en mi opinión, bastante clara la explicación lunar y es otra muestra más de esta clase de confusiones.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Estoy un poco dormido pero creo que hay un pequeño error. Se comenta que la direccion era ESE en un azimuth de 291 grados -creo recordar-. Ese azimuth corresponderias mas bien a OSO. Un ESE seria 112 grados-

Un saludo y a seguir bien

Juan Carlos dijo...

Si usted cuenta desde el Sur (Sur=0º), 291º corresponden al ESE.

Un saludo y a seguir, igualmente, bien.

Anónimo dijo...

Buenas noches

La explicacion de la orientacion de la luna estara muy correcta.

Peros es posible que dos o tres adultos no sepan diferenciar la luna de outra cosa?

Saludos

Juan Carlos dijo...

Hola anónimo.

Parece increíble pero sí, suele ocurrir. La Luna, bajo ciertas condiciones, puede crear (y de hecho hay numerosos ejemplos. Puede verlos en este blog)la ilusión de un objeto volante desconocido. Como habrá podido comprobar en este caso, el ovni estaba en el mismo punto del cielo que la Luna. Ténía la misma forma, color y tamaño que nuestro satélite natural, etc. y sin embargo, los testigos no vieron a Selene. Vieron un ovni...

Saludos.

Anónimo dijo...

Hola

Tengo familia de un pueblo cerca de Valencia de Alcantara.. La Fontañera.

Desde siempre segun me dicen, que se esas estrañas luzes son presencia por esos parajes.

Hace algun tiempo le llamam ovnis pero antes no sabian como llamarles.

Es gente muy seria y de pocas fantasias.

Incluso alguno no habla de ello para que le tomen el pelo.

Por lo que conozco de las personas y no tanto de esos fenomenos me parece que hay que no es explicable.

Saludos

Manuel

Anónimo dijo...

soy de valencia de alcantara y aki no se ha oido na de esos ovnis,vivimos mu bien

Anónimo dijo...

El artículo habla del primo de mi abuelo, gente de campo de toda la vida, es decir conocen los ciclos de la luna y sus posiciones, mejor que cualquier astrónomo, pues la miran desde que tienen uso de razón. Y no desde que empiezan la universidad. No fue conductor de ambulancia ni hizo esa ruta un par de veces y una cosa es un flash momentaneo y otra una observación continuada

Juan Carlos Victorio dijo...

Pues lo raro es que, a pesar de conocer tan bién a nuestro satélite natural, ninguno de los testigos viera a la Luna, ubicada en la posición del pretendido OVNI durante la observación.