sábado, 16 de agosto de 2008

Una de las mejores evidencias

Así presentaba el ufólogo portugués Nuno Alves, en una lista de correos, una grabación de un presunto OVNI hecha en una planta petroquímica de Sines (Portugal), que al parecer se puso en alerta ante la presencia de una extraña luz sobre las instalaciones. El vídeo se tomó con una cámara de fotos digital. En este enlace se puede ver la grabación y un breve relato de lo acontecido.

A continuación, una pequeña ampliación de datos del suceso proporcionada por el propio Nuno Alves.

El incidente ocurrió el día 13 de septiembre del año 2004 y comenzó hacia las 5 de la mañana. Durante las dos horas que duró el avistamiento, la luz se desplazó hacia arriba y hacia la derecha. O sea, fue ascendiendo hacia el Oeste, al amanecer desapareció. La chimenea que se ve en la grabación tiene unos 100 metros de altura. En la imagen siguiente puede verse el punto desde donde se grabó el vídeo y el azimut del OVNI (apunta hacia los 300º), que era visible, por lo tanto, hacia el SE.


No hubo testigos independientes. Desde la ciudad de Sines, ubicada a unos cuatro kilómetros al Suroeste de la fábrica, ¡no se divisó el OVNI! Todos los observadores estaban situados dentro de la factoría. Ante la presencia de la misteriosa luz, la planta petroquímica, por lo visto, entró en alerta. A la pregunta: ¿Se comunicó el incidente a alguna autoridad? La respuesta fue: “La única autoridad de la cual fue informada de esta situación fue la APOVNI entidad que investiga el fenómeno ovni en Portugal.”

Según los datos disponibles, el estímulo más probable que provocó la observación fue la radiante Sirius. A las 5:00 horas (GMT+1) del citado día, la estrella más brillante del cielo nocturno tenía un azimut (origen el Sur) de 303º 47´ (ubicado hacia el SE) y una altura sobre el horizonte de 13º 10´. Por lo tanto, al astro ocupaba la misma posición, en el cielo, que el ovni.



A primera vista, ya se evidencia que el azimut de la estrella es el mismo que el del OVNI (303º). Para verlo más gráficamente, he trazado en un mapa del lugar el mencionado azimut de Sirius. En la imagen de satélite, que incluyo en la entrada, se puede ver que la coincidencia con el gráfico de Nuno es notoria. La altura aparente de la misteriosa luz y de la brillante estrella también son coincidentes. La chimenea tiene unos 100 metros de altura y la distancia cámara-chimenea es de unos 400 metros, haciendo un cálculo sencillo: tg a = 100/400 = 0.25 nos da una altura de 14º. En la grabación de vídeo, se puede ver que el ovni está algo más bajo que la punta de la chimenea, con lo cual, la concordancia es manifiesta.




Cuando Sirius está cerca del horizonte puede crear la ilusión (como ha ocurrido en numerosas ocasiones) de que se trata de un tráfico cercano pero al estar, aparentemente, inmóvil en el cielo, desconcierta a los observadores. Durante las dos horas que duró la observación, la “extraña” luz fue desplazándose, lentamente, hacia el Oeste. Al amanecer, hacia las siete de la mañana, el “ovni” desapareció, como suele ser normal en los astros cuando se hace de día. Uno de los elementos que influyó en la confusión, a mí juicio, fue la gran nitidez atmosférica que había esa madrugada, tal y como se indica en el reportaje de la observación.

A continuación, una breve grabación de la estrella Sirius para comparar con el “ovni” de Sines.

video

En la citada madrugada de ovnis también estaba en el cielo el planeta Venus, ubicado hacia el ENE y a una altura similar a la de Sirius. En principio, me extrañaba que el citado planeta, mucho más brillante que la estrella, no hubiese llamado la atención de los observadores. La explicación parece estar en esta imagen del Meteosat: La entrada, en la península, de un frente nuboso por el NO. Probablemente, las nubes taparon a Venus. Sin embargo, mirando hacia el SE el cielo estaba despejado y, por lo tanto, Sirius visible y llamativa con sus destellos multicolores.

2 comentarios:

Alfonso Ferrer dijo...

Estupendo trabajo.

Juan Carlos dijo...

Gracias, Alfonso.

Un saludo.