domingo, 18 de octubre de 2009

Otra de pilotos

Esta entrada aborda brevemente una cuestión que había quedado en el tintero y que, sin duda, tiene su importancia: La fiabilidad del testimonio de los pilotos. En la revista Más Allá, nº 246 y en El Ojo Crítico, nº 62, Manuel Carballal publica un estudio sobre el citado tema, incluyendo unas tablas con datos de las observaciones de los aviadores a través del tiempo.

Antes de continuar hay que señalar que de los siete avistamientos, elegidos por el autor para su trabajo, cinco casos (la mayoría) ya están explicados (ver aquí).

Este artículo está basado en un mensaje que Manuel Borraz Aymerich envió a una lista de correos de la Fundación Anomalía.

El estudioso gallego (Carballal) concluye su análisis de la siguiente manera:

“Para evaluar este aspecto, nunca antes tratado, de la psicología de la percepción de los pilotos tenía que seleccionar un grupo de casos, lo suficientemente antiguos y conocidos, como para que existiesen abundantes descripciones del incidente, realizadas por el mismo testigo, a lo largo de los años. Una vez seleccionados recopilé todos los libros, revistas o entrevistas radiofónicas o televisadas, en las que esos pilotos habían descrito su experiencia, y añadimos entre una y tres entrevistas personales con todos ellos. Con ese volumen de información ya era posible establecer unas tablas comparativas en las que contrastar los datos sobre distancia, duración del avistamiento, características, etc. que los pilotos habían descrito a lo largo de los años. El resultado es evidente. Salvo casos muy excepcionales, la contrastación de sus testimonios, a pesar de los años transcurridos, no deja lugar a dudas sobre el grado de fiabilidad en sus relatos (ver tablas).” (La negrita es mía)


Como acertadamente comentó Manuel Borraz en su correo:

“Dejando a un lado el "pequeño" detalle de que la invariabilidad de un relato a lo largo del tiempo no presupone que lo que se cuenta sea fiable y que no estamos hablando de "psicología de la percepción", si nos remitimos a las tablas tampoco podemos suscribir la conclusión del estudio.

Resulta que, de entrada, dos de los siete ejemplos recogidos en las tablas no pueden considerarse fiables. El primero de los dos ejemplos a los que me refiero es el protagonizado el 4 de noviembre de 1968 por el Comandante Juan Ignacio Lorenzo Torres.

Carballal indica: "Su tripulación, también entrevistada por el autor, no comparte la descripción del incidente que hace Lorenzo". Automáticamente, la fiabilidad de este testigo queda en entredicho.

El segundo ejemplo es el incidente canario del 17 de septiembre de 1968 (Comandante Julián Rodríguez Bustamante). Como ya se ha señalado en otras ocasiones y es patente en la correspondiente tabla del artículo, sucesivas versiones del incidente fueron mostrando un OVNI cada vez más cercano, grande y duradero.

Por supuesto, la muestra es muy reducida, pero si hubiera que sacar conclusiones extrapolando resultaría que ¡más de la cuarta parte de los testimonios aportados por pilotos serían poco fiables!..."

No hay comentarios: