martes, 31 de enero de 2012

Sobre el misterioso objeto luminoso visto en Madrid en 1863

El nacimiento de los "platillos volantes" se produjo, como es bien sabido, el día 24 de junio de 1947 en los Estados Unidos, con la famosa observación de Kenneth Arnold. Antes de esa fecha no se hablaba de "platillos" ni de OVNIs sin embargo, en el cielo se solían ver fenómenos aéreos raros y llamativos. Para algunos ufólogos, estas observaciones antiguas suelen ser evidencias de que los "platillos volantes" y  los OVNIs ya aparecian antes de 1947.


Relacionado con el tema de los avistamientos celestes del pasado se ha publicado, hace poco, un libro titulado Wonders in the Sky, cuyos autores son los conocidos estudiosos Jacques Vallé y Chris Aubeck.


En dicha obra se exponen quinientas narraciones de misteriosas apariciones celestes, desde la antigüedad hasta el año 1879. De los veinte casos españoles, incluidos en el libro, en esta entrada se va a considerar uno: el ocurrido en Madrid, el día 12 de agosto de 1863.

Este curioso avistamiento lo hemos examinado Manuel Borraz y un servidor con la inestimable ayuda de Heriberto Janosch, desde Madrid, que nos ha proporcionado información sobre el lugar de la observación. Hay que señalar que una de las pegas insalvables en el estudio de estos relatos antiguos es la poca información que poseen pero a pesar de ese inconveniente hemos podido descubrir algunas cosas. El resultado es este artículo.

Por lo general, la referencia que se suele citar, al mencionar dicho avistamiento, es la Gaceta de Madrid, que el día 14 de agosto de 1863 publicó lo siguiente:




Por otra parte, Manuel Borraz ha localizado un artículo publicado en ABC de Madrid, el 3 de febrero de 1974, titulado: LOS OVNIS VAGABUNDOS DEL ESPACIO, firmado por Herbert S. Williamson, donde se hace una inquietante narración relacionada con esta observación.



Manuel, después de una búsqueda en la prensa de la época, no ha encontrado ni rastro de esos supuestos temores colectivos. Pensamos que es pura invención. Para conocer a Herbert S. Williamson, aquí y aquí.

Además, como se verá más adelante, en lugar de un fenómeno observado multitudinariamente, más bien se trató de algo visto desde un balcón de Madrid por un o unos pocos observadores.

La primera noticia del caso se publicó, el día 13 de agosto de 1863, en la edición matinal del diario La España, con este relato:



Ese mismo día (13 de agosto), la edición de la noche de La Correspondencia de España publicó lo que sería la conocida versión "impersonal" (se observó, sin que se indique el lugar de observación) que se repetirá en diversos diarios, sobre todo del día 14. La única excepción (relativa) sería la nota publicada en El Clamor Público el día 14 de agosto, que  dice: observamos desde el Prado, el resto es textualmente idéntico a lo que publicó La España el día anterior como observación de su propia Redacción.


Todo parece indicar que hubo una única fuente de la crónica: La España. No hay otra versión con la que pueda contrastarse. Todas las noticias posteriores retomaban exactamente la misma información: La Correspondencia de España, el día 13; El Clamor Público, La Esperanza, La Discusión, La Gaceta de Madrid, el día 14; Diario de Córdoba, el día 16...

La redacción de La España estaba ubicada en la calle Rebeque, nº2, segundo piso. Entonces, ¿por qué en El Clamor Público indicaban que se observó desde el Prado? No debe ser casualidad que la Redacción de dicho diario estuviera ubicada en la calle Lope de Vega, 45, en la zona del Prado, justamente. ¿Se apropió El Clamor Público de la observación hecha desde la Redacción de La España a la hora de publicar la noticia? Lo que sería inverosímil es que se hubiera observado el fenómeno desde las dos redacciones y lo hubieran descrito con idénticas palabras.

¿Se trató de un fenómeno inusual pero de poca "envergadura" o muy localizado, que pasó desapercibido? ¿Se trató de algún fenómeno común que sólo confundió a un observador (o a unos pocos)? En cualquier caso, no se publicaron comentarios ni aclaraciones en los días siguientes, ni respuesta alguna del Observatorio.

La explicación cometaria hay que descartarla porque en esas fechas no hubo ningún cometa visible a simple vista. También hay que descartar que fuera una estrella fugaz o un bólido ya que, el fenómeno luminoso se mantuvo visible durante bastante tiempo. Sin embargo, hay un dato en la crónica de prensa que puede llevar hacia la explicación del incidente.

En la noticia se dice que el fenómeno luminoso se observó hacia el Este, dato que, como se verá, es erróneo. Ya sabemos que los observadores vieron el objeto celeste desde los balcones de la Redacción del diario La España, ubicada en la calle Rebeque, nº 2, segundo piso. Como puede verse en el mapa de Madrid, los balcones de dicha calle están orientados hacia el Oeste. 


Pero, ¿Y si en aquella época en la parte trasera del edificio no había casas y tenía balcones que daban hacia el Este? En el plano parcelario de Madrid, de 1874, hoja 11, puede comprobarse que la citada calle estaba prácticamente igual que ahora y desde la parte posterior del edificio, por razones obvias, no había visibilidad hacia el Este. Por lo tanto, el fenómeno luminoso ¡tuvo que ser visto hacia el Oeste!



Además, hacia el Este estaba el núcleo urbano cuyos edificios dificultaban la visión del citado horizonte. Sin embargo, desde la calle Rebeque, la visión hacia el Oeste era amplia y despejada.

Posiblemente, uno de los elementos que pudo influir en el error de  la orientación fue el traslado de la Redacción del periódico a la mencionada calle, efectuado a finales de junio de 1863.


El día 12 de agosto de 1863, miércoles, el Sol se puso en Madrid hacia las 19:05 horas locales (TU -0.25). Seguidamente, los datos meteorológicos para ese día, del Real Observatorio de Madrid, publicados en La Gaceta de Madrid el día 13 de agosto.




El comportamiento del cuerpo celeste (inmóvil durante bastante tiempo) es el típico de un astro. Precisamente, en esa fecha era visible, al anochecer y por el Oeste, el planeta Venus cuyo ocaso acontecía, el día 12 de agosto, a las 20:36 horas locales. Un poco más alto, y a la izquierda, había otro planeta brillante: Júpiter. Su ocaso se produjo, esa noche, a las 21:41 horas locales.


En la carta del firmamento puede verse el aspecto que tenía el cielo, el 12 de agosto de 1863, mirando hacia el Oeste a las 19:45 horas locales. Todo parece indicar que el lucero vespertino llamó la atención de los redactores del diario La España. Sin embargo, no se conoce la hora de la observación, dato que serviría para apuntalar la hipótesis venusiana. De todas formas y como muy acertadamente indica Manuel Borraz:
Muy tarde (es decir, de madrugada) no sería si dio tiempo de imprimirlo para que saliera en la edición de la mañana del día siguiente. Y al decir "ayer noche" supongo que sería antes de medianoche. Quizá bastante antes, si no hubieran hecho referencia a la medianoche...

Azimut de Venus en el plano de Madrid de 1866

Supongo que los observadores estarían trabajando en la preparación del periódico y saldrían intermitentemente al balcón para seguir con el avistamiento. Posiblemente, después de ocultarse Venus seguirían observando al planeta Júpiter, creyendo que era el mismo cuerpo celeste, hasta que dejó de verse, a eso de las 21:41 horas locales.

Según los datos meteorológicos, mostrados anteriormente, esa tarde había nubes en el cielo de la capital que, junto con el efecto autocinético, pudieron provocar la ilusión de movimientos rápidos del cuerpo luminoso.

En definitiva, no se puede descartar la hipótesis venusiana. La falta del dato horario hace que esta explicación no sea concluyente pero todos los datos apuntan a que Venus, al estar cera del horizonte y ser tan llamativo en el cielo, provocó la curiosidad de los testigos. La observación pudo seguir, después de ocultarse el citado astro, con la visión de Júpiter.

36 comentarios:

Irene dijo...

Felicitaciones por tan meticulosa investigacion. Gracias por compartirla.

Juan Carlos Victorio dijo...

Gracias a tí,Irene.

Un saludo.

Julio Gamba dijo...

Usted siga explicando lucecitas, que mientras tanto los extraterrestres continúan llevándose personas y animales domésticos por la cara, con toda impunidad y sin que nadie pueda impedirlo.
Saludos.

Juan Carlos Victorio dijo...

Y sobre todo, sin que nadie se entere. Qué cosas.

Anónimo dijo...

Por supuesto. Como dices, nadie se entera. Te pongo como ejemplo.

Anónimo dijo...

Julio Gamba, el troll que mete la gamba.

marcos dijo...

Anónimo dijo...

Tú aquí has entrado sin aportar nada y criticando a dos personas, al menos intentando dejarlos en mal lugar, o de tontos. Y tan chulo que vienes a meterte con julio y con juan carlos, fíjate que escribes siendo anónimo. Al menos aquí la gente opina y da la cara, dime ,tú qué das? Meterte con los demás de forma anónima? O estás a favor o en contra de lo que digan, pero no faltes al respeto señor "Anónimo". Saludos a todos los ufólogos e investigadores, gran labor la de buscar la verdad, absurdo y egocéntrico sería decir que estamos solos en un universo infinito del que sólo vemos un porcentaje microdecimal (si llega) Ánimo.

marcos dijo...

Por cierto anónimo, Julio Gamba no es ningún troll, dice la verdad, en todo caso el troll eres tu infiltrándote anónimamente. jajaja

Ricardo Campo Pérez dijo...

Esta entrada escoció, Juan Carlos. Felicidades.

Barney Hill dijo...

Hola extraordinario caso este de Madrid, sólo que la explicación me pareción una verdadera imbecilidad, digna de todo pseudoescéptico. Eso de buscar donde andaban los astros en 1863 y dar por sentado que "eso" fue el objeto que echaba llamaradas es digno de retardados mentales como los "campos" y los "gamez" que circualn por ahí. ¿Si soy un troll? No, sólo opino distinto y dejo al descubierto las mentiras de los pseudoescépticos con us pseudoinvestigaciones tan sesudas. Que les llueva finito.

José Martín dijo...

El "nivel" de los comentarios de los gambas,barnis y similares es de traca...

¿ Alguno de uds. tiene más de trece años ?

Si la respuesta es afirmativa lo disimulan muy bien.

Raimundo Barbado dijo...

Permítanme por favor un comentario. Y es que si queremos que algún dia esta pseudociencia llamada Ufología sea considerada una disciplina científica que se enseñe en la Universidad, lo primero que deberíamos hacer los ufólogos más actuales es aunar criterios y no salirse del aula como alumnos mediocres para irse a fumar canutos. Un buen alumno hace caso siempre de las enseñanzas impartidas por sus profesores, con vistas a aprobar las asignaturas.
Por ejemplo, el maestro de los Ovnis Fabio Zerpa -bestseller mundial con sus libros de Ufología- ha dejado bien claro en varias ocasiones que OVNI es una nave extraterrestre tripulada por humanoide o androide antropomorfo. ¿Puede eso ser cierto? Pues claro que puede ser cierto, señores. Por tanto, casos de nubes de vapor, fotos fraudulentas, Venus, gabiotas volando o lucecitas de colores vistas a lo lejos, es evidente que eso no son OVNIs. Ahora bien, sí, hay que analizar los casos explicables, pero no para marearnos con ellos como una perdiz sino para descartarlos y meterlos en un enorme cajón de sastre de ruido, sin perder de vista lo importante, que es la señal OVNI.
Seamos alumnos aplicados y regresemos al aula. Bebamos de los conocimientos que didácticamente nos transmiten con toda honradez y transparencia los profesores de Ufología que hemos tenido. ¿Que a veces pica bastante admitir la verdad? Pues sí, sobre todo a los escépticos. Yo, desde luego, no tengo miedo alguno de ello porque además es lógico. Lo preocupante es que si desvirtuamos la realidad OVNI corremos el peligro de frivolizar el tema, y eso, señores ufólogos, no está nada bien. En fin, seamos buenos alumnos de Ufología, por favor; las generaciones futuras de ufólogos nos lo agradecerán como corresponde.
Saludos a todos, amigos ufólogos. Y no se olvide, recapacitemos.

Anónimo dijo...

Otro que no se sabe si es tonto o se lo hace.

Anónimo dijo...

mi abuela solia decir...
cuando un desconocido desborda cordialidad,la razon prevalece en desconfiar de él
como ocurre con la "revelacion academica" escrita lineas arriba x don Barbado xD

Ricardo Campo Pérez dijo...

¿Revelación académica? Haces bien en escribirlo entrecomillado porque se trata de las mismas petardadas que hace treinta y pico años escribía uno en "La Gaceta del Norte".

Toni García dijo...

De hondo calado el sermón dado por el investigador R. Barbado, que distingue acertadamente entre señal y no ya ruido, sino estruendo de ovnis, sobre todo a través de Internet.
Ahora veremos si somos capaces de asumir en nuestras cabecitas de chorlito que la esencia de la Ufología es el estudio del OVNI y sus evidencias misteriosas. Veremos.

Ricardo Campo Pérez dijo...

¿Evidencias misteriosas?

[...]

¿No serán pruebas ocultas? ¿Tornillos sutiles? ¿Aeronaves ideales? ¿ETs invisibles? ¿Demostraciones etéreas? ¿Contrastaciones sobrenaturales? ¿Trolleo evidente? ¿Religión de los platillos? ¿Tecnofe? ¿Periodismo sinvergüenza?

José Martín dijo...

"el maestro de los Ovnis Fabio Zerpa (...) ha dejado bien claro en varias ocasiones que OVNI es una nave extraterrestre tripulada por humanoide o androide antropomorfo. ¿Puede eso ser cierto? "

No puede serlo de ninguna de las maneras.Eso sería en todo caso un NETPHOAA.

Y si algún OVNI hubiera sido identificado como NETPHOAA (cosa que huelga decir,jamás ha ocurrido)habría dejado de serlo.

Venga señores "ufólogos",no es tan difícil de entender,hagan un esfuerzo.

José Martín dijo...

Otro que necesita hacer un esfuerzo.

Saber diferenciar "misterioso" de "inexistente".

marcos dijo...

Parece que se trollea bastante en este blog. Menos trollear y más aportar a la Ciencia, colegas. Por cierto el señor anónimo dice "cuando un desconocido desborda...", ¿no se estará refiriendo a si mismo, cuya identidad se desconoce?; y al señor que firma "José Martín" decirle simplemente que puede que uno no alcance la edad mental de trece años, pero le aseguro que alguno hay que no debe llegar a los siete, aunque le hayan dado un doctorado.
Buenas noches, amigos.

Anónimo dijo...

para aquellos soñadores de la ciencia ufologia seguira siendo una pseudociencia

solo queda estudiarla como antropologia aunque a ciertos sectores puberes apasionados
colmados de sabidaria e imaginacion
les resulte aterradoramente aburrida xD
cuando formenfamilia fomentaran la antropologia y en un atico polvoriento quedaran en desuso sus maltrechos cochecitos voladores xD

PD.
cual identidad se refieren?? al barbardo,billy meir?? si vamos con esas entonces da igual si aparece una betty hill o una susan sarandon xD

Ricardo Campo Pérez dijo...

"Menos trollear y más aportar a la Ciencia, colegas"

Eso cuéntaselo a la colección de magufos del platillo que lleva décadas haciendo el ridículo vendiendo viejas e inútiles motos.

Anónimo dijo...

ayudenme a entender...
el que dictó catedra aqui, mas arriba, realmente lo hace asi x su edad o bajo las sombras siendo adulto lanza piedras escribiendo babaridades a fin de complicar la situacion ¿?

José Martín dijo...

" pero le aseguro que alguno hay que no debe llegar a los siete,"

Viendo tu avatar,no me cabe la menor duda.

marcos dijo...

"Viendo tu avatar,no me cabe la menor duda."

Un avatar que me parece gracioso, igual que tus comentarios...Al menos yo voy de cara y no voy poniendo nombres falsos como algunos...inútiles de la Ufología nacional.

José Martín dijo...

"Un avatar que me parece gracioso, igual que tus comentarios..."

Puedes intentar rebatirlos cuando gustes.

Así harás alguna cosa más aparte de trollear.

Bill Birnes dijo...

Señores ufonautas: OVNI es nave de origen extraterrestre tripulada por humanoide o entidad antropomorfa, lo cual es harto definido por los ufólogos que sentaron cátedra en Ufología (A. Ribera, V. J. Ballester Olmos, A. Faber Kaiser, J. J. Benítez, P. Muguruza, F. Zerpa, A. Las Heras, etc., etc.). Explicar casos de OVIS es meramente, como dice el ufólogo académico Barbado, ir metiendo casos explicables en el cajón de sastre de la Ufología. Reflexionen y que vaya bien por esta vida.

José Martín dijo...

" lo cual es harto definido por los ufólogos que sentaron cátedra en Ufología"

Y en el mismo enunciado está la demostración,por supesto.

Bill Birnes dijo...

Señor "José Martín", asimile que el nivel de su inteligencia es nulo. La demostración es muy sencilla: dígale a las personas que han sido secuestradas por entidades extraterrestres a bordo de OVNIS que han alucinado y verá usted el puñetazo en la cara que le meten por subnormal. Es cuestión de averiguar la verdad, aunque sea testimonial (a veces no hay otra PRUEBA ufológica, ¿qué vamos a hacer?). Reflexione como dice el buen investigador apellidado Barbado y póngase al dia de la realidad OVNI. Saludos de un amigo.

Julio Gamba dijo...

Ustedes no han visto llorar de rabia o impotencia a los rancheros de la pampa argentina que se han arruinado por culpa de los putos extraterrestres que les masacran las reses. Viajen un poco y entérense, por favor. Y luego hablamos como personas de sentido común. Saludos.

José Martín dijo...

"Es cuestión de averiguar la verdad, aunque sea testimonial (a veces no hay otra PRUEBA ufológica, ¿qué vamos a hacer?)."

Pues seguir aguantando que nos descojonemos de vosotros,"amigo".Porque el testimonio humano es la clase de evidencia más baja que existe.No vale nada,cero patatero.

Que el cacahuete que teneís por cerebro los platillistas sea incapaz de entenderlo,es completamente irrelevante.

Undertaker dijo...

¿Alguno de ustedes tiene el Certificado de Estudios Primarios?
Parece que no.

Anónimo dijo...

José Martín dijo... "...que nos descojonemos de vosotros,"amigo".Porque el testimonio humano es la clase de evidencia más baja que existe.No vale nada,cero patatero."

Eso lo dirá usted. En Derecho se opina de forma diferente: "Los testigos son una de las fuentes de prueba más importantes que tienen las partes para probar su caso..."

Miguel Uña dijo...

Y de hecho, gracias a los testimonios de pastores y agricultores que informaban de caida de "piedras ardiendo del cielo", los científicos de otra época pudieron comproibar que era cierta la existencia de bólifod y meteoritos de orden extraterrestre que impactaban sobre la superfiie de la tierra, pues hasta entonces eso no se lo creía ninguna persona docta.

Chris Aubeck dijo...

Muy buena análisis, ojalá todos los casos del libro se hubieran podido explorar así. Haré que se quite esta historia en cualquier otra edición del libro. Y no será el único, ya que estamos revisando y cambiando el contenido ahora. Muchísimas gracias. Chris Aubeck

Juan Carlos Victorio dijo...

Muchas gracias, Chris.

Saludos.