domingo, 23 de junio de 2013

El "platillo volante" de Alcañices

Volviendo al libro de Federico Acosta Noriega, OVNIS sobre Zamora, en esta entrada voy a mostrar uno de los avistamientos, aparentemente, más interesante de los relatados en la mencionada obra. Según Iker Jiménez, el caso que más le impresionó en toda su vida al señor Acosta. Se trata del incidente de Alcañices, ocurrido el día 18 de septiembre de 1971, donde según las crónicas ufológicas un "platillo volante" aterrizó cerca de la población dejando huellas en el suelo.  

El Correo de Zamora, del martes 21 de septiembre de 1971, publicó un relato extenso de lo sucedido. A continuación, las quemaduras que dejó el fenómeno en el rastrojo. Imágenes facilitadas por Vicente-Juan Ballester Olmos.




Según se desprende del relato de los testigos publicado en la nota del periódico y en el libro de Acosta (pp 29-38), nadie vio, ni escuchó, ningún objeto volante ("platillo volante", OVNI, etc.). Los observadores sólo vieron el intenso resplandor de lo que parecía un incendio cerca del pueblo. Eso sí, un incendio muy curioso:

Si, allí, había un rastrojo quemado, con una evidente huella de haberse incendiado, como de un diámetro de quince metros y otros trozos de rastrojo también quemados mucho más pequeños, algunos muy curiosos como uno que se hallaba próximo a la cerca de piedra, donde había yerba alta que lo rodeaba y no había ardido y en cambio la paja corta aparecía calcinada. No se explicaba bien esa conducta del fuego. También observé y aun recogí alguna, que había pajas en el rastrojo que aparecían longitudinalmente la mitad quemadas, mientras la otra mitad no había experimentado la acción del fuego. (pág. 31)
Otro detalle que también extrañó fue que las copas de los árboles, los que aparecen en el fondo de la primera fotografía, estaban igualmente quemadas.

Entonces, si no se vio ningún "platillo volante" ¿qué produjo el incendio en el rastrojo? Una hipótesis muy razonable y que explica todas las peculiaridades observadas en este incidente es la que propuso Juan Antonio Fernández Peris (perito agrónomo): La probable caída de un rayo.

...la explicación del caso [...] está en relación directa con las condiciones meteorológicas de ese día y de las características geomorfológicas del área.
Según Juan Antonio Fernández, pudo producirse una o varias descargas eléctricas atmosféricas, seguidas o juntas, que quemaron las copas de los árboles y el tronco de uno de ellos deslizándose después, el rayo, por dicho tronco al suelo quemando el rastrojo. 
Es típico de los rayos producir quemaduras distribuidas de forma aparentemente caprichosa (p.e., que la mitad de la hoja de una planta esté quemada y la otra siga verde), la literatura meteorológica está repleta de ejemplos.
El extraño resplandor observado por los testigos en la zona del incendio pudo ser debido a:
...la presencia de algún fenómeno de ionización producido por la tormenta (registrada por el observador meteorológico de la población -Boletín Mensual Climatológico del Servicio Meteorológico Nacional, año XXXII, nº 9, septiembre 1971, pág. XXXVIII-) es muy probable,
Estos fenómenos eléctricos unidos con la zona que es magnética pudo producir la parada de la moto de Juan Díaz y la descarga de la batería del coche de un vecino.

Si a este curioso incidente lo colocamos en el contexto en que sucedió: La observación, unos días antes de un OVNI en Nuez de Aliste (Zamora) con gran repercusión mediática, extrañas luces que se veían en la comarca, la intensa oleada del año 1968, la intervención de periodistas sensacionalistas, etc, se concluye que resultó inevitable atribuirlo a los "platillos volantes".

  

3 comentarios:

Dj Undertaker dijo...

Buenas noches, sr. Victorio. Quería decirle y que publicara que pienso sinceramente que fue cierto que en Alcañices aterrizó un platillo volante, causante de las quemaduras fotografiadas en la entrada de su blog. Tambien entiendo que se pueda estar en contra de admitir tal evento, pues las pruebas son bastante circunstanciales o triviales y siempre hay personas que, como nunca los han visto, creen que los platillos volantes son producto de la imaginación popular. Saludos.

Ricardo Campo Pérez dijo...

Yo creo que fue el aliento de Smaug. Abra su mente, Undertaker, y apriete la retaguardia.

José Martín dijo...

"siempre hay personas que, como nunca los han visto, creen que los platillos volantes son producto de la imaginación popular"

No,mire ud:

Yo en esta vida hay infinidad de cosas que nunca he visto y no pienso por ello que sean producto de la imaginación.(Si hay pruebas fehacientes de su existencia, claro).
Al mismo tiempo soy consciente que nuestros sentidos nos engañan,por lo cual que yo creyera haber visto un platillo volante (o una bruja subida a una escoba) no probaría un pimiento.

Espero haber aclarado.Gracias por su atención platillistas.