domingo, 29 de mayo de 2022

OVNIs y testigos de élite

El pasado jueves, 26 de mayo, en un documental sobre OVNIs emitido en DMAX, donde participan varios ufólogos patrios, se habló de diversos avistamientos protagonizados por observadores que suelen ser considerados como testigos de élite.


En la citada serie de televisión, el tema OVNI es tratado con bastante fantasía, por no decir otra cosa, y trasmite al televidente la idea de que los avistamientos tiene una única explicación: "Sean lo que sean y vengan de donde vengan" dicen, pero con el título de la serie ya dan a entender lo que quieren que crean los espectadores.

Después de setenta y cinco años de avistamientos de "platillos volantes", OVNIs, FANIs, UAP, etc., se sabe que dichas observaciones han sido, y siguen siendo, provocadas por diversos fenómenos perfectamente normales y algunos, incluso, pueriles (Meteoros, estrellas, planetas, satélites artificiales, pruebas balísticas, aviones, globos, nubes, pájaros, insectos, reflejos, ilusiones, espejismos, bromas, fraudes, sueños, alucinaciones, etc.). No obstante, siempre quedaran casos que no se podrán explicar, sobre todo, por errores en los datos y falta de información.

Que un incidente de este tipo esté inexplicado solo significa que alguien ha visto, o pretende haber visto, algo en el cielo, o en suelo, que no sabe lo que es y que está pendiente de estudio para esclarecerlo.

En esta ocasión, en la serie de DMAX se centran en unos testimonios que se suelen considerar procedentes de testigos de élite para reforzar la credibilidad de esos testimonios. Cuando también se sabe que no hay testigo perfecto, todos cometemos errores, tenemos confusiones, ilusiones, etc.

Por ejemplo, uno de los casos mostrados en dicho programa contiene información suficiente como para proponer una explicación razonable. Se trata del incidente ocurrido al agente Quevedo que, haciendo labores de vigilancia a un transporte especial de Madrid a Cádiz, "tuvo la oportunidad de contemplar un desconcertante avistamiento ovni". En este enlace se puede leer el relato realizado por el propio testigo. A continuación algunos extractos del mismo:

Hacia las 21:30 horas del día 27 de septiembre de 1989 y estando frente a la localidad de Oropesa, comenzó a ver el OVNI:

El fenómeno luminoso estuvo a la vista unos pocos minutos: "La volví a contemplar rodeada por su extraño halo, antes de que desapareciera a mi izquierda tras una nube que parecía tener largos flecos"

Días más tarde, el testigo comprobó, con un calendario lunar, que en el momento de la visión, la Luna no era visible. Este descubrimiento le dejó muy preocupado: "¿Qué era lo que habíamos contemplado frente a nosotros?". Además, vio un reportaje de Informe Semanal (TVE) donde se narraba el supuesto aterrizaje de un OVNI en Vorónezh (Rusia), el mismo día, y se pregunta: "¿Y si se trataba de la misma aeronave?".

Pero un día, al cambiar de destino, coincidió con un compañero que también había visto un OVNI y al oír su relato, sorpresa: "¡Justo el día en el que yo había contemplado la luna rojiza voladora, el 27 de septiembre de 1989, mi informador y su esposa avistaron idéntico objeto volador, también en la misma zona!"


Los observadores, desde ubicaciones diferentes, vieron simultáneamente el mismo fenómeno luminoso y en la misma zona del cielo: Cerca del horizonte, hacia el SW, y durante un par de minutos. En la fecha y hora indicadas, en la citada ubicación del firmamento se encontraba el planeta Venus cerca de su ocaso, que aconteció a las 21:50 horas locales.


En el mapa, la posición de Quevedo cuando, acercándose a Oropesa, comenzó a ver el OVNI. Tenía, en esos momentos, a Venus de frente, un poco a la izquierda y a punto de ocultarse. El supuesto OVNI se comportó igual que el citado planeta: ¡Se ocultó tras los montes por el SW!


Distancia de Oropesa a Urda en línea recta: 136 Km.

Recordar el tamaño aparente de Venus como una luna suele ser más habitual de lo que pudiera pensarse. En varias ocasiones he leído y escuchado este tipo de descripción relacionado con el tamaño de dicho planeta. Además de la probable sobrestimación del tamaño, los astros cerca del horizonte se ven algo más grandes.