jueves, 26 de febrero de 2009

Más sobre reflejos-"ovni"

Cuando se apunta con una cámara directamente a nuestro satélite natural y se obtienen fotografías o se graba en vídeo, suelen aparecer en las imágenes unos misteriosos “objetos” orbitando al citado astro. Todavía hay despistados que los consideran OVNIs.

Como ya es sabido, son reflejos en las lentes del equipo óptico o “lens flare”. Sin ir más lejos, el pasado 11 de enero apunté mí cámara hacia la espléndida Luna llena que había esa noche y obtuve la siguiente imagen, donde se aprecia un reflejo-“ovni”.


Echando un vistazo por la red, pueden encontrarse imágenes y vídeos mostrando los citados reflejos como ovnis. Lo que indica que el mencionado efecto parásito sigue asombrando a algunos. Por ejemplo, aquí puede verse un vídeo grabado en Zaragoza y en este otro sitio una fotografía tomada en Yucatán.

martes, 17 de febrero de 2009

La reina de los OVNIs proporciona material gráfico

¿Quién decía que, a estas alturas, era increíble tomar al planeta Venus por un ovni? Me he enterado de una peculiar Web ufológica gracias a un “avezado” ovnílogo que difundió, como pertenecientes a un OVNI, por algunas listas de correo unas imágenes captadas en El Cairo (Egipto). En concreto, la grabación se efectuó el día 27 de marzo de 2007, desde las 18:26 hasta las 19:56 horas locales y hacia el Oeste. Seguidamente, un fotograma de la filmación tomada del citado sitio.



A primera vista, ya se intuye qué es el OVNI grabado. Haciendo una rápida averiguación se puede comprobar que el planeta Venus, efectivamente, estaba en el objetivo de la cámara. La citada tarde (18:26 horas) era visible por el Oeste (azimut 91º), a unos 30º de altura sobre el horizonte y su ocaso se produjo a las 20:56 horas (GMT+2). El “OVNI” de la foto se consiguió acercando a Venus con el zoom (teleobjetivo). A continuación expongo el efecto comentado, precisamente con una grabación del planeta Venus.

video

En la mencionada Web se muestran más fotogramas de grabaciones realizadas a supuestos OVNIs. Son las típicas imágenes de “discos” (luces desenfocadas) conseguidas al aumentar, con el zoom de la cámara, una pequeña y lejana luz ubicada en el cielo. Prácticamente, todas las imagenes expuestas corresponden a grabaciones de Venus y Júpiter. Lo llamativo del asunto es que la susodicha página, así lo dice, vende dichas filmaciones a particulares, agencias de noticias, televisión, centros de investigación OVNI, etc. Supongo que por un precio módico.

viernes, 13 de febrero de 2009

El incidende de Pontejos (Cantabria) 2ª parte

La primera parte del caso se puede leer aquí. Los testigos parecen sinceros y cuentan lo que vieron o creyeron ver. Esta percepción o visión de algo que les pareció raro estaba influida, en gran medida, por la gran oleada OVNI que se abatió, por esas fechas, sobre nuestro país: la oleada de 1968/1969. A lo anterior hay que añadir que las pesquisas fueron realizadas por estudiosos que en esa época estaban bastante condicionados por la hipótesis extraterrestre y abordaron el caso, muy probablemente, con ideas preconcebidas basadas en dicha creencia.

Los elementos del caso, que he señalado anteriormente, son los típicos de una confusión lunar. Explicación que, a mí juicio, se afianza al conocer la orientación de la zona donde se desarrolló el fenómeno y otros datos que expongo a continuación. A las 20:35 horas (GMT+1) del día 6 de enero de 1969, se produjo el orto de la Luna. A las 21:00 horas, tenía un azimut (origen el Sur) de 249º (ubicada hacia el ENE) y 3º 32´ de altura sobre el horizonte.



El resplandor que estuvo viendo la señora del bar (Meren) durante 15 minutos, y del que no prestó atención, probablemente procedía de nuestro satélite natural que estaba oculto por las nubes y acababa de salir por el citado horizonte ENE. Resulta llamativo que cuando Felicidad Fernández (hija de Meren) descubrió algo extraño fuera, su madre no le hizo caso y tuvo que llamar a otras personas para que viesen el “raro fenómeno”.


Aspecto de la Luna el 6-1-1969


La Luna, cuando se encuentra cerca del horizonte, suele ser muy llamativa por su enorme tamaño (ilusión lunar). Si está semiescondida por las nubes y no se la identifica, puede crear la ilusión de un objeto luminoso desconocido, próximo y cercano al suelo. El color blanco-anaranjado que despedía el OVNI es el característico de nuestro satélite cuando se halla a baja altura. Los humanoides observados en el interior del cuadrado luminoso tenían un movimiento que es descrito como mecánico y desaparecieron en el centro de la “ventana” juntándose, como difuminándose. Los supuestos humanoides pudieron ser provocados por nubes interponiéndose entre los testigos y la Luna o por elementos del paisaje como árboles, ramas, etc.


Horizonte Este




La desaparición del OVNI de Pontejos es típica de los casos de confusión lunar. Desapareció como si se apagase la televisión. Es la clásica ilusión producida por las nubes al tapar, rápida y progresivamente, a la Luna. Suele causar, también, el efecto de alejamiento en línea recta. El siguiente dibujo, realizado por Pedrajo y la testigo mostrando la desaparición del OVNI, es bastante ilustrativo. Además, la semejanza del dibujo con el azimut de la luna es evidente.





El OVNI, al desaparecer, dejó un resplandor que duró unos 15 minutos. Esa iluminación provenía de la Luna, que estaba, de nuevo, tapada por las nubes. Tratándose de un avistamiento Tipo I o Encuentro cercano, resulta curioso que falten dos fases importantes en el desarrollo de este tipo de casos: ¡El aterrizaje y el despegue! La confusión con nuestro satélite natural explicaría la falta del primer componente y la desaparición del OVNI.

Otro elemento que reafirma que la observación de Pontejos fue una ilusión perceptiva es que no hay otros observadores independientes. En su día ya se indago en ese sentido con resultados negativos. Resulta sorprendente que, si realmente se produjo tal y como lo relatan, semejante espectáculo no haya sido visto por otros vecinos del pueblo, teniendo en cuenta la hora (21:00 h.) y la proximidad de las casas de Pontejos al lugar del supuesto aterrizaje.

En la información del avistamiento se habla de un testigo independiente que sobre la misma hora y encontrándose pescando a unos dos kilómetros de distancia, en el lugar denominado “El Puntal”: “observó como una gran masa oscura pasaba silenciosa sobre su cabeza, luego se mantenía inmóvil a una cortísima altura del arenal, para seguir probablemente en la dirección donde más tarde se le vio” (CIOVE).

Pero esta referencia se consiguió de la siguiente forma: “Su testimonio no nos fue comunicado por él mismo, sino por una persona que se hallaba presente cuando el observador habló del suceso.” (CIOVE) (El resaltado es mío).

Hasta la fecha, y pese a las pesquisas realizadas, no se ha sabido quién es esa persona ni qué vio exactamente. Por lo tanto, el citado testimonio no es más que un rumor y no corrobora el supuesto aterrizaje OVNI en Pontejos.

Esta curiosa historia de “encuentro cercano” con los OVNI es muy instructiva y nos enseña cómo, de forma sencilla, pueden surgir relatos muy elaborados y extraños.

lunes, 9 de febrero de 2009

El incidente de Pontejos (Cantabria)

En la noche del 6 de enero del año 1969 (día de los Reyes Magos) se produjo, en la localidad cántabra de Pontejos, un llamativo avistamiento OVNI. Se trató de un “encuentro cercano” con humanoides. El caso fue considerado como típico de la fenomenología OVNI y uno de los mejores, de este tipo, en la península Ibérica.

Seguidamente, pueden leer un resumen del suceso extraído de la obra de Vicente-Juan Ballester Olmos: Enciclopedia de los encuentros cercanos con OVNIS (Barcelona. Primera edición: marzo 1987)




En OVNIS: El fenómeno aterrizaje (Barcelona, julio 1978) del mismo autor, se publicó un relato más amplio del avistamiento (pp 85-88). Manuel Pedrajo intervino en la investigación directa del incidente y en el informe que elaboró sobre el caso, fechado el 28 de junio de 1970, incluye el siguiente dibujo del fenómeno percibido.



El grupo santanderino CIOVE publicó un artículo, La observación de Pontejos (Santander), en su boletín informativo Tiempo y Espacio (año 1, nº1, nov-dic. 1970), basado en las pesquisas realizadas por Manuel Pedrajo y Gonzalo Sanz Polidura. En el citado trabajo muestran un dibujo del tipo de humanoide observado, clara influencia del extraterrestre adamskiano (con el pelo corto), y otro del OVNI donde el parecido con el “platillo volante” de Lago Argentino (18 de marzo de 1950. Caso debido, posiblemente, a un fraude periodístico) resulta patente.


El 5 de febrero de 1971, Vicente-Juan Ballester Olmos entrevistó, en Valencia, a Felicidad Fernández Merino (una de las testigos) haciendo constar en un informe dicha indagación. Desde aquí quiero agradecer a V-J Ballester Olmos y a Julio Arcas Gilardi por los datos y referencias que han enviado sobre el caso Pontejos.

Con bastante información disponible del avistamiento, y considerándolo muy interesante, se echa en falta una encuesta más amplia y realizada a cada observador por separado. Los datos parecen proceder, fundamentalmente, del mismo testigo: Felicidad Fernández Merino.


A continuación enumero los elementos que apuntan hacia la explicación que propongo. La observación comienza hacia las 21:00 hora local. La señora del bar (Meren) lleva observando por la ventana, durante unos 15 minutos, un resplandor al que no presta atención. El OVNI es de color blanco-anaranjado. Fenómeno ubicado, aparentemente, cerca del suelo. Los humanoides parecen tener un movimiento mecánico y desaparecieron juntándose y como difuminándose. El OVNI desapareció como si se apagase la televisión dejando un resplandor que duró unos 15 minutos. Poco después, hizo su aparición...

Pero hay un dato fundamental que no se dice en las informaciones de primera mano: ¡La orientación del ventanal! En el informe del CIOVE se indica que era Sur. Como quería conocer con exactitud ese dato, me presenté en el escenario del avistamiento y pude comprobarlo “in situ”. El citado ventanal se ha transformado y ahora son tres ventanas, que están orientadas hacia el Este. Por lo tanto, el espectáculo luminoso se desplegó en la citada dirección.



Según los datos facilitados por el Centro Meteorológico de Parayas (Santander), el día 6 de enero de 1969, a las 18 TU (19:00 hora local), había 4/8 de cielo cubierto con cúmulos y estratocúmulos. A continuación, en el mapa de superficie puede apreciarse cómo estaba la situación atmosférica entre las 18:00 y 0:00 horas (TU).

Continuará...