sábado, 28 de febrero de 2015

Un relato típico de encuentro cercano

Hace unos días encontré en Internet una historia de avistamiento OVNI ocurrido en Rusia donde el testigo narra un característico encuentro cercano con el fenómeno de los no identificados. El observador refiere lo siguiente:
A principios de junio del año 2011 iba yo en mi automóvil desde Kaliningrado hacia Zelenogradsk, serían las 19.40 y estaba aproximadamente a medio camino, cuando comencé a observar en mi visión periférica una sustancia que se movía paralelamente a mí, a la misma velocidad, cerca de dos kilómetros. Cuando me llamó la atención, el objeto empezó a cambiar la velocidad yéndose rápidamente hacia adelante para después detenerse en el lugar, se acercaba al camino aumentando su tamaño. Era de un color violeta púrpura, con forma de globo pequeño que cambiaba y se ponía como un disco y después de nuevo como un globo. Decidí detenerme en el arcén de la carretera, bajé el cristal de la ventanilla y comencé a observar el objeto. Acto seguido comenzó a acercarse a mí hasta llegar a una distancia de veinte o treinta metros, medidos desde el coche, entonces empezó a subir y a bajar un buen rato mientras flotaba a tres o cuatro metros de la suelo.
El tamaño era como el de una bola pequeña, una pelota de fútbol, su tamaño aumentó casi tres veces. Al lado de él parecía como si surgiera una cola de fuego también de color violeta púrpura que después desapareció. Este objeto se movía con una velocidad increíble y de una forma caótica oscilaba delante de mí, arriba y abajo, a un lado a otro, hacia delante y hacia atrás. Yo cogí mi móvil e hice varias fotografías, las cuales aún las conservo.
El relato es similar a los que se cuentan en los miles de incidentes de aterrizajes acaecidos hasta la fecha y la observación rusa habría pasado a engrosar la lista de los casos inexplicables, como un encuentro cercano más, a no ser por un pequeño detalle: El testigo obtuvo fotografías del fenómeno. A continuación un par de ellas tomadas de aquí.

Fotografía tomada en Kaliningrado en 2011

fotografía tomada en Kaliningrado en 2011

Donde se aprecia la verdadera naturaleza del pretendido OVNI: ¡Un reflejo del Sol en la óptica de la cámara!

Este ejemplo muestra el valor que tienen los testimonios cuando no hay evidencias que los apoyen. Esto mismo podría pasar con muchos de esos avistamientos de aterrizajes y encuentros cercanos que siguen sin explicar y que la única prueba que tienen es el testimonio humano.

Por otra parte, en este caso concreto, y a pesar de las clarísimas fotografías, todavía hay algunos ufólogos ingenuos que califican la "observación" como OVNI.