jueves, 15 de septiembre de 2011

Uno de los casos OVNI más importante

Según un conocido ufólogo patrio: "estamos sin duda ante una de la observaciones OVNI más importante de los últimos tiempos en España", refiriéndose al fenómeno luminoso  visto en la noche del 1 al 2 de junio de 2004 en diferentes puntos de la península ibérica (Extremadura, Castilla, Andalucía, Galicia, Portugal, etc.).  

Uno de los lugares de observación del pretendido OVNI fue la ciudad de Cáceres. En este blog, encontrado por casualidad al buscar otra cosa, se publica un relato del incidente, con dibujos incluidos, percibido desde dicha ciudad. Lo llamativo del asunto es que después de siete años todavía se sigue creyendo que fue el avistamiento de un OVNI, cuando en su día ya quedó clara la naturaleza del "misterioso" cuerpo luminoso.


Fotografía tomada de aquí donde puede leerse un resumen de lo acontecido esa noche, así como las averiguaciones efectuadas por Vicente-Juan Ballester Olmos sobre el suceso. En un principio se contempló la posibilidad de un meteoro. En el listado de reentradas de la Red de Investigación sobre Bólidos y Meteoritos figura como un objeto similar a un bólido (magnitud absoluta: -4/-10) pero extraordinariamente lento y de larga duración (2-3 minutos) y de origen desconocido.
 
Las sospechas que apuntaban a un objeto de origen artificial se confirmarían más tarde: Se trató de un misil balístico francés.
 
Ballester Olmos, en esta entrada de FOTOCAT, informaba sobre la naturaleza del OVNI:
 
"El comunicado oficial del Ministerio de Defensa francés, emitido el 3 de junio, señalaba que el ejercicio de entrenamiento conjunto de la Dirección General de Armamento (DGA) y la Marina francesa formaba parte de la campaña de preparación del submarino de propulsión nuclear Le Vigilant, equipado con misiles balísticos. Durante el vuelo se probaron varias innovaciones tecnológicas tendentes al futuro reemplazo del misil M45 por el M51 a principios de 2010. El disparo fue monitorizado desde el Centro de Ensayos de Las Landas (CEL) y desde el navío de telemetría Monge."

De este incidente pueden extraerse algunas enseñanzas, por ejemplo: los típicos errores de distancias que en este caso resultan evidentes, ya que, los observadores estaban repartidos por una zona muy extensa de la geografía peninsular, lo que indica que el fenómeno luminoso estaba bastante lejos y alto:
 
“Cuando empezó a irse hacia Portugal, una especie de humo que envolvía al objeto dejó de tener fuerza de gravedad y descendió chocando contra nuestras casas. Por ejemplo, contra la casa del vecino de enfrente. Yo vi cómo ese humo iba despacito hacia su casa y chocaba. Con esto quiero decirte que estaba muy cerca de nosotros. Podía estar a 100 metros de distancia, e incluso 75 metros de distancia. O menos.”
 
"Se ve cómo el objeto va bajando y las esferas que surgen de su interior detrás de él. Eso ocurrió más o menos a 400 metros de mi casa." (La negrita es mía)
 
Además, este ejemplo muestra también la dificultad que tienen algunos ufólogos para resolver los casos OVNI (incluso los más fáciles) y la facilidad para mantenerlos inexplicados in eternun.

22 comentarios:

Fobos dijo...

Desgraciadamente en este campo hay mucha tendencia a la falta de objetividad, influenciada por nuestra natural necesidad de creer. Sin embargo creo que el fenómeno existe y debe seguir siendo investigado. Me da la impresión que tras él puede haber algo nuevo que nos es desconocido.
Saludos

Ricardo Campo Pérez dijo...

Fobos, yo creo que lo que hay tras el 'fenómeno' (si es que hay algún fenómeno) es la inagotable capacidad de los humanos para "convertir" en "cosas" sus creencias y deseos. Que en más de sesenta años no haya sido posible averiguar si realmente hay un fenómeno tras el gigantesco montón de ruido que compone la ufología es muy sospechoso. Seguramente alguien podría decir que el propio 'fenómeno' se oculta, se disfraza y se reconvierte, lo que lo vuelve imposible de identificar, de ser penetrado por el intelecto de los seres humanos. Pero claro, si eso lo dice alguien -quien sea- es que, de alguna forma, ha podido discriminar o vislumbrar "de lejos" una esencia en el fenómeno entre cuyas propiedades o capacidades está la de la auto-ocultación y reconversión. La pregunta crítica inmediata es: ¿cómo lo sabe?, ¿cómo ha llegado usted a esa conclusión?, demuéstrelo, por favor.

Toni García dijo...

En absoluto me parece correcto lo que se ha hecho: denigrar a una futura periodista del MISTERIO como es la estudiante de periodismo Lourdes Gómez, a la que conozco indirectamente. Sé de su honradez y valía. Su inquietud temprana por la fenomonología OVNI debería ser recompensada con el apoyo moral a su trabajo ufológico, para que pueda ser alguien en Ufología el dia de mañana. Reconsideren postura.

Anónimo dijo...

Ni bólido ni misil francés, señores "ufológicos". Era una nave extraterrestre, conforme la investigación realizada por la estudiante de periodismo Lourdes -recuerden, no era de este mundo- pues el OVNI dejaba caer la ceniza sobre el edificio del vecino de enfrente (ya saben que bólidos y misiles evolucionan a gran altura, nunca tan cerca de la población).
Saludos.

Ricardo Campo Pérez dijo...

No hagan mucho caso del troll. Es el mismo que se pasea su impotencia por el blog Magonia, de Luis Alfonso Gámez.

Juan Carlos Victorio dijo...

Y es el mismo que escribe un montón de comentarios con diferentes nombres.

David J. Pereira dijo...

Boas!

Devo dizer que gosto imenso deste blogue!

Podem adicionar os meus aos vossos links? Eu prometo que retribuo :p

http://davidjosepereira.blogspot.com/

Saudosos cumprimentos!

Miguel Uña (Aranda de Duero) dijo...

Yo pienso como Fobos, que el fenómeno OVNI existe y debe seguir siendo investigado, pero por personas científicamente muy formadas y de mente abierta, con capacidad para debatir sin agresividad, de forma ecuánime, pros y contras sobre el fenómeno. Quizá sea dificil, lástima.

Ricardo Campo Pérez dijo...

Sí, Miguel Uña, tienes razón. Más de sesenta años y la inmensa mayoría de la ufología es una jaula llena de negociantes del "misterio", ufolocos reconvertidos a novelistas y otras especies a las que el "fenómeno" les importa un carajo.

Raimundo Barbado dijo...

Fobos dijo:
"...creo que el fenómeno existe y debe seguir siendo investigado. Me da la impresión que tras él puede haber algo nuevo que nos es desconocido."

Claro, Fobos. Eso ya se descubrió en Roswell, año 1947, pero se ocultó. Y lo redescubrieron en Francia, varios años después, las autoridades responsables del Informe Cometa. Pero es igual; como la táctica del avestruz: no veo algo, lo niego y, por tanto, no existe.

Julio Gamba dijo...

En el blog Periodismo & Misterio de Lourdes Gómez Martín, acabo de encontrar este comentario sobre el mismo tema:

""Antoñita "Toñi" Delgado Rios dijo...

Yo entiendo que aqui pasa como en el caso de Kecksburg, Pennsylvania (1965) que se consiguió disfrazar el aterrizaje y recuperación de una nave extraterrestre por parte de las FF.AA. de EE.UU. con la caida de restos del satélite ruso COSMOS-96 en Canadá por el hecho de que ambas cosas coincidian el mismo dia. Años despues, al reinvestigar el caso, los ufólogos honestos americanos descubrieron que lo peor no fue que al Proyecto Blue Blook se le impidiera investigar el suceso, sino que en el libro de intervenciones militares figuraba que ese dia no realizaron servicio los militares que fueron desplazados hasta Kecksburg a apoderarse del OVNI delante de todo el mundo...Y es que asi funciona la Ufología barata, la que no funciona, claro, negándolo todo.""

¿Algo que decir al respecto, señores ufolocos?

Anónimo dijo...

Sí, yo quiero decir algo sobre eso, Julio Gamba, y es que la Toñi Delgado Rios se ha quedado corta.

Fidel Fierro dijo...

He investigado a fondo todo lo que desde el año 1.965 hasta hoy se ha publicado en periódicos, revistas, libros e internet sobre el asunto de la presunta caida de un OVNI en Kecksburg, tanto en inglés como en español, y mi conclusión, si de algo puede servir, es la siguiente:
En Kecksburg cayó efectivamente "algo" (o bien aterrizó, tras una maniobra de elusión de irregularidades del terreno, según otros testigos) una nave espacial con forma de "bellota" -diríamos, hoy dia, una bala o misil- con caracteres gráficos externos, alrededor de su base, que más que nada recordarían letras, improntas o señales de origen chino o árabe (téngase en cuenta que la fricción atmósferica desvirtuó con seguridad los caracteres impresos originales).
Es cierto que se les impidió a los rectores del Proyecto Libro Azul investigar el caso -en sus archivos sólo constaban unos recortes de periódico sobre el tema cuando hubo desclasificación-y que en los libros de las bases próximas al lugar del hecho -que ciertamente fueron movilizadas- no constaba dato alguno sobre intervención militar, cuando es irremediablemente verdad que se intervino.
En ese sentido es más que cierto, superseguro, que se ocultaron datos OVNI a la opinión pública.
Ahora bien; recapacitemos. Todo lo expuesto no significa que se capturase o interviniese una nave espacial de origen extraterrestre.
Al contrario: todo apunta a que algún satélite o nave espacial no tripulada (con más que probable origen terrestre -aunque, eso sí, no norteamericano-) cuya trayectoria en la atmósfera fue detectada y seguida por los rádares norteamericanos, con las debidas órdenes militares de alerta, desplazamiento de fuerzas y captura, fue recuperada.
Y señoras y señores lectores de este blog, no hay más. Se ocultó (y se supone que se analizaría científicamente el material rescatado) hasta hoy.
No era, seguro, una nave extraterrestre, ni mucho menos.
Además, y que se sepa claramente, una nave extraterrestre no llega hasta la Tierra para estrellarse y se acabó. No, señores. Eso sí, en los relatos de Science-Fiction, SF, cabe. Saludos.

Juan Guisasola, astrónomo de Madrid. dijo...

En el año 1965, el astronauta norteamericano del Géminis 4, Edward White, perdió un guante, permaneciendo en órbita durante un mes a una velocidad cercana a los 30 000 km/h.
Pero la historia de la chatarra espacial no había hecho más que empezar.
Después de más de 40 años en la era espacial, la conquista del espacio ha supuesto muchos beneficios para la humanidad, especialmente en el campo de la ciencia, las telecomunicaciones, la navegación, ... No obstante, también se ha generado un gran número de residuos procedentes de satélites inutilizados, de fases de cohete, aparatos no operativos, piezas de maquinaria liberadas durante las operaciones, fragmentos diversos, pintura, herramientas y hasta reactores nucleares. Y cada año desde 1957, momento en que se lanzó el Sputnik, se ponen en órbita nuevos satélites. Se calcula que, en total, han sido enviados 4800 artefactos al espacio. Para rematar el trabajo, según la ESA (Agencia Espacial Europea), sólo un 5% de los satélites que orbitan en la Tierra se encuentran operativos; el resto se considera chatarra inutilizable. La ESA reconoce que el problema reside en que la mayor parte de la basura está repartida entre la órbita geoestacionaria (a unos 36 500 km de altura y donde se sitúa la mayor parte de los satélites de telecomunicaciones) y la órbita baja LEO (Low Herat Orbit), situada entre 200 y 3000 km y donde operan los satélites científicos y militares. El mando espacial tiene clasificados alrededor de 8900 objetos de dimensiones superiores al los 10 cm orbitando alrededor de la Tierra, con un peso total de, aproximadamente, 4500 toneladas. De estos objetos, 2700 son satélites, 100 naves espaciales y 6100 chatarra espacial. El Instituto Astrofísico de Canarias ha catalogado, en los últimos años, cerca de 150 000 fragmentos de basura espacial. Todos estos objetos orbitan a una velocidad de unos 10 km/s, mientras que una bala de fusil va a 800 m/s. Por tanto, un objeto de unos 80 gramos lleva una energía cinética equivalente a la explosión de 1 kg de TNT, suficiente para destruir completamente un satélite de 500 kg. A todo esto, deberían sumarse los más de 100 000 fragmentos estimados de entre 1 y 10 cm. Por si fuera poco, aunque desde 1988 no se han vuelto a enviar al espacio reactores nucleares, hay unos 1300 kg de material radioactivo repartidos entre 50 satélites. Un saludo.

Lourdes Gómez dijo...

REPITO AQUÍ EL COMENTARIO QUE ACABO DE PUBLICAR EN MI POST. SOY LOURDES GÓMEZ, AUTORA DE PERIODISMO&MISTERIO, EL BLOG USADO PARA CONFECCIONAR ESTE POST INCORRECTO. TRANSCRIBO LO QUE ACABO DE COMENTAR EN MI ENTRADA SOBRE EL AVISTAMIENTO EN CÁCERES. Y LO HAGO POR ALUSIONES, PERO NO VOLVERÉ A ENTRAR EN ESTA DINÁMICA.

"más allá de ese comunicado, lo que yo publico en este post, COMO PERIODISTA, no como ufóloga ni como científica, es la entrevista de un testigo en estilo indirecto. Las declaraciones de mi testigo entrevistado años después coinciden con lo que declaraba el mismo día del incidente. Y te agradezco la información sobre el comunicado. Pero lo que vio el testigo al que entrevisté, para mi no tiene nada que ver con un misil.

Me parece estupendo que el blog Misterios del Aire use mi información para investigar. Si es ufólogo es su función. La mía es la de ser narradora de lo insólito. Y para mi testigo lo que vio no fue un misil. Fue un ovni. Eso es lo que fue para él. No creo que de un misil salgan esferas luminosas o cambie de forma a tan POCA DISTANCIA.

Cada cual con sus creencias, siempre subjetivas. Porque aunque un comunicado sea algo tangible, las pruebas no lo son tanto.

Saludos

Y lo que flota en mi imaginación nada tiene que ver con un misil. "

HASTA MÁS VER

Juan Carlos Victorio dijo...

Gracias por el comentario, Lourdes. Siento discrepar contigo pero el testigo decía, el día siguiente de la observación, que: "Era como un misil que echaba humo..." No habla de OVNIs (El Periódico de Extremadura del 3-6-2004).

Como me llamó la atención que ese caso siguiera considerado OVNI, escribí la entrada correspondiente a título de información.

Saludos.

Ricardo Campo Pérez dijo...

Algo falla cuando alguien considera a Benítez un gran "investigador". Debe ser cosa de la LOGSE.

Inés de la Cosa dijo...

Los periodistas que se dedican al misterio necesitan misterios que explotar. Solamente preguntar: ¿Estás segura del camino elegido, Lourdes? Nada más.

Anónimo dijo...

Los detractores que se dedican al misterio necesitan misterios que explotar, aunque sea negándolos. Solamente preguntar: ¿Estás segura del camino elegido, Inés? Nada más.

Ana Correas López dijo...

Buenas. Soy estudiante de 4ºaño de Derecho y quiero decir que tan delictivo me parece que haya periodistas que magnifiquen los casos de Ovnis, en favor de posible visitas extraterrestres, como que haya otros que intenten anularlos u omitirlos considerándolos cosa banales. Saludos y hasta más.

Anónimo dijo...

Delictivo es estudiar Derecho para vivir del cuento.

Javi Monleón dijo...

Menuda comedura de coco arrastra la pobre. Si el futuro de la ufología de circo es la estudiante de periodismo Lourdes Gómez, que Dios nos ampare a todos. Un saludo.