viernes, 25 de mayo de 2012

OVNI invisible sobre Benidorm

Como todo buen ufólogo sabe, en ocasiones, los OVNIs suelen sobrevolar nuestro entorno en el modo invisible al ojo humano, pero sin embargo, las cámaras fotográficas los detectan indefectiblemente. Para Bruno Cardeñosa, la siguiente imagen es un ejemplo de lo comentado anteriormente.


La fotografía está tomada de aquí (donde pueden leer más detalles del caso) y la obtuvo una buena amiga suya en agosto de 1989, en la mencionada ciudad alicantina. Dicha imagen la publicó en: El Misterio OVNI, enero 2007, pp 340-343. J.J. Benítez también divulgó la citada foto en: Mis ovnis favoritos, mayo 2001, pp 104-105. Este último autor ubica la toma en agosto de 1981 y para él, también se trata de un OVNI invisible.

Cardeñosa dice sobre la foto:
La imagen es elocuente. Nadie lo vio, sólo la máquina fotográfica, gracias a la especial sensibilidad del negativo, captó la presencia del artefacto.

La sensibilidad utilizada para la toma del pretendido OVNI, era, al parecer, de 400 ASA. Se trata de una sensibilidad rápida y suele utilizarse para fotografiar en condiciones de poca luz o para congelar el movimiento. Básicamente, la sensibilidad de una película fotográfica es la velocidad con  que su emulsión fotosensible reacciona a la luz que le entra por el objetivo. Si el supuesto OVNI quedó registrado en el negativo, eso quiere decir que el susodicho estaba en el cielo realmente, no era invisible. Que nadie lo viera es otra cuestión.  Resulta obvio que la sensibilidad de una fotografía normal, sea de 400 o de 1600 ASA, no sirve para fotografiar objetos supuestamente invisibles.

Más adelante continúa:

Cuando reveló el rollo fotográfico, sobre el mismo peñón aparecía un disco volante, una especie de "sombrero chato" de aspecto metálico. Ella había mirado al peñón antes de sacar la foto; no vio nada, ni entonces ni cuando afinó su vista por el mirador (sic) de la cámara. Sencillamente, allí no había -aparentemente- nada, pero la fotografía captó ese objeto que podría tener unos 10 metros de diámetro. De haber sido visible, la fotógrafa lo hubiera visto, y si no ella, alguna de las miles y miles de personas que se encontraban en las playas de Benidorm. Sencillamente, a la vista humana, el OVNI era invisible.

Cardeñosa no explica por qué el pretendido OVNI era de aspecto metálico. Tampoco dice cómo ha obtenido el tamaño (10 metros) del mismo. Según como se mire, el objeto podría medir 10 ó 200 metros de largo. Pero seguramente, no llega al metro, porque el extraño artefacto volador tiene todas las características de un pajarovni.

Cuando se obtienen ese tipo de fotos y nadie a visto ningún objeto extraño en el cielo en el momento de la toma, por lo general, esos OVNIs invisibles suelen ser producidos por reflejos, insectos, pájaros, etc. En esta ocasión, el pretendido OVNI es, probablemente, una gaviota.

En la siguiente imagen, puede verse un objeto volador parecido al de Benidorm. Se trata de otra gaviota reflejando los rayos del Sol.



Cardeñosa hace la siguiente reflexión sobre la película fotográfica, el ojo humano y el espectro electromagnético:

Es importante señalar que la película fotográfica detenta una sensibilidad mayor que la del ojo humano. Si nosotros vemos un espectro de lo visible que, para entendernos, abarca el 80%  de la gama lumínica, el carrete fotográfico común capta un 90% de dicho espectro. Si además dicho carrete es de "alta sensibilidad" -por ejemplo carretes de 400 ASA, cuando los comunes son de 100 ASA- o de infrarrojos, captará el 95% y por tanto inmortalizará cosas que a simple vista no podemos ver porque "vibran" a un nivel superior al perceptible por el ojo humano.

A pesar de lo que dice Cardeñosa, el ojo humano es mucho más sensible a la luz que la película fotográfica común. Un ejemplo, muy conocido, es el uso del flash. En ciertas condiciones de luz (interiores, crepúsculo, etc.) que vemos sin dificultad, se necesitará disparar el flash para que en el negativo quede registrada la escena convenientemente iluminada.

Sobre el comentario de la gama lumínica y demás, dejo al lector que juzgue por si mismo.

  Espectro electromagnético tomado de este sitio.

El ufólogo gallego finaliza el caso con este comentario:

A fin de cuentas, el objeto de Benidorm estaba ahí, dentro de nuestro mundo tridimensional, pero invisible a nuestros ojos, aunque no ante las cámaras.

Efectivamente, el supuesto OVNI (la gaviota)  estaba en el escenario de la toma fotográfica. Lo que sucede es que, cuando se retratan paisajes costeros, casi nadie se fija si una gaviota pasa por el encuadre en el momento de disparar la cámara.

11 comentarios:

Iban García dijo...

Para mí un manchón borroso en una imagen no es un ovni, lo mismo que algunas lucecitas que se mueven sin sentido en algunos vídeos, a parte que ¡¡le ha salido hasta centrado en el paisaje, que puntería!!

Anónimo dijo...

Este ufologo si sabe de lo que habla.... :

http://www.youtube.com/watch?v=tTfd7hA3sE0

IV Region Chile, Investigador regional ideó un método para captar los objetos voladores que el ojo humano no puede ver, debido a que no reflejarían la luz

La Serena

Por muchos años se ha hablado del valle de Elqui como un lugar privilegiado para el avistamiento de ovnis. Así lo atestiguan a lo largo de todo este tiempo decenas de relatos y muchas fotografías misteriosas, sin contar el caso del supuesto platillo volador estrellado contra un cerro de Paihuano

Pero, ¿qué diría usted si le dijeran que hay muchos más ovnis sobrevolando los cerros, que son invisibles al ojo humano? Así lo descubrió el investigador regional Patricio Díaz, quien hace años notó que en las fotos que sacaba a los paisajes elquinos, aparecían después extrañas formas a plena luz del día, de las que nadie se daba cuenta en el momento. De esa manera, pensó rápidamente en alguna forma de poder registrarlos y poder verlos en directo, dando vida hace 3 años al Proyecto Infra.

Lo que Díaz hizo fue utilizar dos cámaras, pero modificar una de ellas para grabar en sistema infrarrojo. El infrarrojo es un tipo de luz que no podemos ver. Nuestros ojos pueden solamente ver lo que llamamos luz visible. La luz infrarroja nos brinda información especial que no podemos obtener de la luz visible. Nos muestra cuánto calor tiene alguna cosa y nos da información sobre la temperatura de un objeto. Todas las cosas tienen algo de calor e irradian luz infrarroja. Incluso las que nosotros pensamos que son muy frías.

"Por mi profesión de técnico electrónico, me di el trabajo de modificar la cámara, el software, le subí la velocidad de obturación, puse un filtro polarizador y logré grabar estos objetos. Fue un proceso largo", explicó Díaz. Estuvo así filmando en lugares como Pisco Elqui, El Molle, Vicuña y Paihuano.

"Se lograron muy buenos resultados, muy interesantes. Ahora, ¿por qué utilicé la segunda cámara sin modificar? Porque era la única manera de tener una comparación de lo que yo estaba grabando en infrarrojo, por si aparecía un pájaro o por último un insecto estos ultimos por estar dentro del plano focal del lente se ven pasar rápidos, se ven borrosos. En cambio los otros objetos estaban en el plano focal del cerro, filmado a 4 ó 5 kilómetros y el objeto se veía nítido y los movimientos que hacían eran muy interesantes. Realizaban detenciones en el aire y eso no lo puede hacer un meteorito", consignó Patricio Díaz.

El investigador, que lleva 25 años dedicado al tema ovni, captó estos extraños fenómenos aéreos en el valle de Elqui a plena luz del día. También grabó en lugares como la Avenida del Mar de La Serena y Cerro Grande, pero no captó nada. Cosa que sí ocurría desde Altovalsol hacia arriba. En todo caso, no cree que sea algo exclusivo del valle de Elqui. "El tema ovni se da a lo largo de toda la cordillera" aseveró, aunque desconoce la procedencia de estas anomalías.

Lo que más le preocupa, y así lo consignó en las conclusiones de su proyecto, es que se vea afectada la seguridad aérea, en caso de que alguno de ellos pueda colisionar con un avión.

Magufo 2012 dijo...

Era un platillo volante de origen extraterrestre. Reconózcanlo, por favor.

Ufoloco 100.000 kilómetros tras el cuento dijo...

Y otra vez han pillado a nuestros ufo-magufos con los pantalones bajados. ¿Cuántas van?

Anónimo dijo...

Buen trabajo, señor Victorio.

Juan Carlos Victorio dijo...

Gracias, señor anónimo.

Miguel Villena dijo...

Hola, señor Victorio. Quería informarle que revisando unos artículos de Ufología he leido uno titulado "¿12 kilómetros perseguido por un foo-fighter? Incidente OVNI en el Valle del Sarrón", firmado por un tal J. M. Trallero (El Ojo Crítico nº 59, pag. nº 37). Ese OVNI tiene pintas de ser la Luna, digo yo. Saludos.

Magufo con los pantalones bajados dijo...

Tengan valor y admitan la realidad OVNI: son seres extraterrestres que nos visitan (lo vaticinó J. J. Benítez en sus libros).

La Hermana San Sulpicio dijo...

Mira, estamos en la de siempre: será lo que queráis, pero una gaviota... ¡ni de coña!

nenebrg dijo...

En finales de los 80, hibamos de coche por la av principal escuchando radio e enterropieron para decir que estaba algo raro en el cielo. Salimos e era verdad

fenbayle dijo...

Estupenda investigación !!! Qué tal utilizar un telescopio de infrarrojo para
aumentar la imagen y un espectroscopio también de infrarrojo para analizar la composición química de dichos objetos ? Cuesta dinero pero para eso están los archimillonarios de la lista Forbes y también la financiación crowfounding...