viernes, 24 de marzo de 2017

Sobre el "platillo volante" visto y fotografiado en Castejón

En la mencionada localidad navarra se produjo, en el año 1965, una curiosa historia relacionada con la ufología. El caso aparece, por cierto, en la obra de un veterano ufólogo patrio, publicada el año pasado (2016), como uno de los 300 incidentes OVNI que más le impactaron. Además, en otro libro escribe, refiriéndose a este suceso, que: Para algunos astrónomos estas evidencias "no existen" [política del avestruz]

A continuación expondré y analizaré la información que hay sobre este suceso y se verá si las evidencias son tan extraordinarias como algunos dicen.

Por una serie de casualidades, me puse en contacto, hace ya unos cuantos años, con don Eloy Tejada y Herrero que en su día recogió amplia información sobre el caso y que amablemente puso a mi disposición. El señor Tejada incluyó la encuesta sobre el "platillo volante" en su libro: Más recuerdos sobre Castejón y el ferrocarril (2004), páginas 231-254.

El avistamiento se produjo en la noche del 27 de octubre de 1965 y desde dos ubicaciones diferentes de Castejón. Por un lado, entre las 21:45 y 22 horas locales, aproximadamente, del citado día, cuatro testigos observaron desde la estación de la mencionada localidad lo siguiente:

...un disco luminoso, de una luz verde intensísima en el centro, de unos sesenta a ochenta centímetros de diámetro, que desapareció a toda velocidad y silenciosamente -no lo oyeron ni llegar ni marchar- en dirección norte, por encima de las casas señaladas en las fotografías, cuyos tejados obstaculizaron la visión. (p. 233)

El señor Tejada descubrió que el hijo del médico de la localidad, Luisito, también había visto y fotografiado, sobre la misma hora, un disco luminoso extraño desde su domicilio. Este observador, de 19 años de edad, estaba ubicado en un primer piso de la calle Ramón y Cajal y su avistamiento fue así:

..estudiante, fotógrafo aficionado, dice que por la ventana del cuarto de baño de su casa, que da al norte [en realidad mira hacia el NE] y estaba abierta de par en par, vio y le llamó la atención una estrella que parecía mayor de lo normal; y que, al fijarse con más detenimiento, observó que esa estrella iba acercándose y aumentando de tamaño; que se iluminaba con intermitencias, como si parpadeara.

Que le pasó por la imaginación que pudiera tratarse de un platillo volante y entró corriendo a su habitación a por la cámara fotográfica. Cuando salió con ella, se acercó a la ventana y en el momento en que la "estrella", convertida ahora en un disco luminoso de unos ochenta centímetros de diámetro, ascendía y descendía como unos dos metros sobre un mismo punto, señalado también en las fotografías, disparó la cámara dos veces seguidas. (pp 235-236)

La cámara fotográfica utilizada por el testigo era una Kodak Retinette IA. Objetivo Reomar de 45 mm, f:2.8 y película blanco y negro de 35 mm.


El señor Tejada quiso ver las fotografías pero Luisito, por lo visto, le daba largas. Después de insistir varias veces, el 24 de diciembre de 1965 pudo observar los negativos. Uno de  ellos se quemó por usar un procedimiento rudimentario para ampliarlo pero del otro, después de aumentarlo, se obtuvo la siguiente imagen.

A la vista de esta foto resulta obvio que algo no cuadra. Se disparó con la cámara a una luz brillante (que parecía algo mayor que una estrella) en el cielo nocturno y por arte de birlibirloque apareció en el negativo la imagen mostrada arriba. Don Eloy Tejada también debió darse cuenta porque escribió:

También manifiesta, como dato curioso, que tiró las fotografías a un disco luminoso, que era lo único visible, apareciendo luego en el negativo el artefacto, del que a simple vista no se apreciaba ni siquiera la silueta. (p 236)

Está claro que lo visto por los testigos desde la estación no fue lo mismo, a pesar de coincidir aproximadamente la hora, que lo observado y fotografiado por Luisito desde su domicilio. Las descripciones de los cuatro testigos de la estación no dejan lugar a dudas: ¡observaron un bólido!

Lo manifestado por Luisito es completamente diferente. Sólo hay una coincidencia sospechosa: ...la "estrella", convertida ahora en un disco luminoso de unos ochenta centímetros de diámetro...

Una descripción calcada del relato de los observadores del bólido. Parece que alguien introdujo involuntariamente ese elemento descriptivo en la narración de Luisito para hacer creer que todos los testigos vieron el mismo fenómeno. A pesar de esta "coincidencia", el testimonio del fotógrafo es diferente y se corresponde claramente con la visión de un astro brillante.

Precisamente, en la zona del cielo que se veía desde la ventana del domicilio de Luisito se encontraba el planeta Júpiter mucho más brillante de lo habitual, y por tanto muy llamativo, porque estaba cerca de su oposición, que ocurriría el 18 de diciembre de ese año.

Como muestra Stellarium, a las 22:00 horas locales del 27 de octubre de 1965, el citado astro era visible desde Castejón hacia el ENE (azimut 65º) y a 6º 54' sobre el horizonte.

Se conoce la ubicación del "platillo volante" en el cielo, mirando desde la ventana del domicilio del fotógrafo, ya que don Eloy indicó la posición del mismo en la siguiente fotografía publicada en su libro. (p 238)



Los edificios que aparecen en esta imagen existen en la actualidad y están ubicados al otro lado de las vías del tren, enfrente y algo a la derecha de la ventana del fotógrafo.


En la foto satélite que expongo seguidamente se muestra el azimut que tenía Júpiter en el momento de la observación de Luisito y puede comprobarse que pasa por encima de dichas casas, coincidiendo exactamente con la ubicación del OVNI.



Resulta evidente que lo percibido por Luisito en el cielo nocturno y lo que apareció en el negativo, dos meses después, son dos cosas distintas. El pretendido "platillo volante" fotografiado por el susodicho tiene, indudablemente, un origen muy terrenal. La similitud con los altavoces antiguos (de los años 50-60), que se muestran en estas fotografías es patente. Imágenes tomadas de aquí y aquí.



El señor Tejada mantuvo correspondencia con los ufólogos Antonio Ribera y Severino Machado sobre la foto del "platillo volante" pero parece que a los susodichos no impresionó mucho dicha imagen ya que opinaron que: era demasiado buena para ser real. También, intentó vender el negativo, para ayudar en los estudios del testigo, a varias revistas españolas y extranjeras pero obtuvo el mismo resultado.

O sea, un grupo de testigos observa un bólido, otro observador desde su casa avista el planeta Júpiter y lo fotografía pero dos meses después enseña los negativos y aparece en los mismos algo parecido a un altavoz antiguo que se pretende pasar por un "platillo volante".

En fin, estas son las extraordinarias evidencias que tiene esta antigua historia ufológica y que algunos ufólogos utilizan para manifestar la realidad de los "platillos volantes".






lunes, 13 de febrero de 2017

OVNI sobre Reus

Algunos vecinos de la mencionada ciudad andan tan preocupados estos días por la aparición de un OVNI sobre el Santuario de la Misericordia que la policía municipal ha tenido que tomar cartas en el asunto. Por lo visto, el incidente tuvo lugar el pasado miércoles, 8 de febrero sobre las siete de la tarde, y los testigos vieron el objeto volador sin identificar desde la Avenida de La Salle durante más dos horas. Después, se alejó hacia las montañas. Se tomó la siguiente imagen del OVNI. 


Más información en el Diari de Tarragona del 9 de febrero de 2017. La policía local, después de personarse en el lugar de los hechos, no descarta  ninguna hipótesis pero según ellos: Aún así, para los agentes todo parece indicar que se trata de una estrella que se pudo observar gracias al cielo despejado.

En realidad, lo que los testigos vieron fue el planeta Venus visible por el horizonte occidental al atardecer hasta su ocaso, que la citada noche se produjo sobre las 22:00 horas locales.



Como atestigua esta información, el brillante astro sigue provocando observaciones OVNI.




martes, 3 de enero de 2017

El OVNI de Demston (Suecia), 1958

El domingo por la noche enciendo el televisor y aparece en la pantalla el inefable Iker Jiménez contando una historia de encuentro cercano y abducción ocurrido en un lugar llamado Domsten, en el año 1958. El ufólogo ubicó el incidente en Noruega. Casi acierta, ya que el caso aconteció en Suecia. Por lo visto, para algunos la precisión en los datos es una minucia, lo esencial es la historia y ésta es una de las que impresionó al susodicho cuando era un niño.

El ufólogo comenta que quieren ceñirse a la realidad, a lo que contaron los testigos pero que eso no significa que existan los extraterrestres, que no lo sabe. Sin embargo sigue diciendo:

Pero hay casos donde cualquier tipo de suposición lógico formal se viene abajo y sino vean lo que pasó. Viajamos a 1958 a unas frías estepas cerca de Domsten, en Noruega...

A continuación la versión del suceso según el periodista:

 
Este impresionante caso de encuentro cercano con unos seres "gelatinosos" procedentes de un "platillo volante", acaecido el 20 de diciembre de 1958 en Domsten (Suecia), lo pueden encontrar fácilmente en Internet. Lo que no dice el Sr. Jiménez, y si no lo sabe tiempo ha tenido para descubrirlo, es ¡que esta historia es una patraña!

Los estudiosos suecos Clas Svahn y Anders Liljegren revelaron en 1989, con su minucioso trabajo Domstensfallet En svensk närkontakt 1958, que el incidente fue una invención. Los testigos fueron influidos por la serie de ficción Tom Trik, los libros sobre "platillos volantes" de la época y que sabían que la carretera Helsingborg-Domsten era una zona notoria de pretendidas apariciones fantasmales.


Supongo que todo esto le dará igual al ufólogo alavés, ya que va a incluir esta historieta en su museo itinerante de figuras de seres imaginarios. En fin, otra historia ficticia que algunos ufólogos pretenden pasar por un suceso sorprendente.