sábado, 1 de noviembre de 2008

Encuentro cercano con persecución incluida

Traigo, en esta entrada, un típico incidente OVNI ocurrido en el Valle del Sarrón (Huesca) el día 1 de marzo de 1993. Se trata de la clásica “persecución” de una extraña luz a un automovilista. El artículo, sobre el caso, está firmado por J.M. Trallero y publicado en El Ojo Crítico, nº 59. Del mencionado boletín extraigo el siguiente relato del avistamiento:

¿12 km perseguido por un “foo-fighter”?
Incidente OVNI en el Valle del Sarrón

Volvemos a visitar de nuevo el Valle del Sarrón, pero ahora el caso es muy distinto al anterior, ya que en este caso el objeto avistado tiene nombre propio: “Foo-Fighter”.El hecho es el siguiente. El testigo se dirigía a la localidad de Graus. Serían alrededor de las nueve de la noche del uno de marzo de 1993 cuando salió de Benabarre. Como se ha explicado en el caso anterior, la carretera es la N-123; una carretera con una gran cantidad de curvas.

Al pasar junto al monte en el cual está situada la ermita de San Salvador de Aler apareció por su izquierda una esfera de luz de color rojo-anaranjada que fue a situarse a escasos metros del coche permaneciendo con un leve balanceo junto al coche mientras avanzaba (la esfera se movía con él). Como es lógico, el testigo se asustó y aceleró su coche, siempre con prudencia, debido a las curvas, por lo que su velocidad no excedería de los 50 ó 60 Km/h. En el momento en que aceleró el coche aquella esfera comenzó a realiz
ar una serie de movimientos de acercarse y alejarse; siempre a gran velocidad y por encima del barranco y sin perderla de vista el testigo.

Poco después llegaron a la localidad de Aler, por lo que dicha esfera desapareció de la vista del testigo, para volver a reaparecer justo pasado dicho pueblo. El testigo siguió su marcha intentando escapar de aquella luz, pero le fue imposible. Aquella luz seguía haciendo los mismos movimientos de acercarse y alejarse.

Al llegar a la población de Torres del Obispo volvió a suceder lo mismo que ocurrió en Aler; la luz desapareció y reapareció pasada la localidad. De allí le siguió hasta el embalse de Joaquín Costa y por consiguiente hasta la localidad de Graus para desaparecer por encima del Santuario de la Peña a gran velocidad.

Al llegar a Graus, fue directamente a su casa para contarle lo sucedido a su mujer, la cual salió inmediatamente a la calle y pudo ver la huida de la esfera por la cumbre de la montaña en la que esta situado el Monasterio de la Peña.

El testigo describió la esfera con un tamaño de medio metro aproximadamente, con una luz que parecía parpadear muy suavemente. No cambió de color en ningún momento.
(J.M. Trallero. El Ojo Crítico, nº 59)

Según el autor de dicho texto, ...el objeto avistado tiene nombre propio: “Foo-Fighter”, o lo que es lo mismo: una sonda de exploración lanzada desde un OVNI. Pero la realidad parece ser otra, como se verá inmediatamente. El observador comenzó a ver la extraña luz poco después de salir de Benabarre y hacia su izquierda. O sea, hacia el Oeste.

El mencionado día y hacia las 21:00 horas locales el planeta Venus estaba en el cielo, precisamente, por el Oeste y a poca altura sobre el horizonte. A la hora citada, tenía un azimut de 96º (origen el Sur) y una altura de 11º.


La persecución se inició cuando el observador descubrió el OVNI, la esfera se movía con él (ilusión provocada por el movimiento del testigo, que iba en coche) y comenzó a realizar una serie de movimientos de acercarse y alejarse; siempre a gran velocidad (ilusión provocada por probables nubes).

Un comportamiento curioso del fenómeno luminoso, ya reportado en otras “persecuciones”, es el de desaparecer al entrar en una población y reaparecer al salir de ella. Conducta que suele ser interpretada como que el OVNI no quiere dejarse ver y desaparece. Pero la explicación de esa supuesta táctica es mucho más sencilla. El perseguido, al entrar en los pueblos que había en su trayecto, perdía de vista al OVNI porque las casas tapaban al astro “perseguidor”, ya que el planeta estaba a poca altura sobre el horizonte.

El testigo, cuando llegó a Graus, contó lo sucedido a su mujer y ambos vieron: “la huida de la esfera por la cumbre de la montaña en la que esta situado el Monasterio de la Peña”, situada al oeste de la citada localidad. Haciendo un cálculo aproximado, serían alrededor de las 21:20 ó 21:25 horas. A esa hora, Venus tenía un azimut de unos 100º (ubicado hacia el WNW) y visible (aparentemente), por lo tanto, por las proximidades de la citada peña.


Ver mapa más grande

Las estimaciones del testigo sobre tamaños y distancias son apreciaciones sujetivas puesto que no sabía lo que estaba viendo y no tenía referencias.

Después de examinar estos datos, se puede decir que la “extraña” luz perseguidora sí tiene nombre propio: ¡El planeta Venus!

No hay comentarios: