martes, 16 de junio de 2009

¿La mejor foto OVNI del año?

En la revista Enigmas del mes de junio (Año XV, nº 163) y en la sección ¿Hay alguien ahí?, firmada por un conocido ufólogo, se presenta la fotografía de un supuesto OVNI como la mejor del año. A continuación, la reseña publicada por la mencionada revista.



La imagen se consiguió, al parecer, el día 10 de abril en una playa de Costa Rica. Hay que señalar que en el momento de hacer la toma, el fotógrafo no vio ningún “platillo volante” ni ningún objeto raro en el cielo. Fue al pasar las imágenes al ordenador cuando descubrió el llamativo OVNI. La fotografía fue examinada por varios especialistas y concluyeron que no había indicios de fraude. Por lo tanto, la nota publicada por la citada revista concluye: “Se trata, probablemente, de la mejor foto OVNI de este año.”

Ciertamente, la imagen es autentica pero se trata de la captura de uno de esos OVNIs fantasmas que ya se sabe qué estímulos suelen producirlos. Al autor de la noticia de Enigmas se le ha olvidado, supongo, lo más elemental, terminar el artículo con la explicación de ese “sorprendente” OVNI. La tarea no era muy difícil. Haciendo una sencilla búsqueda en Google se puede encontrar la solución a ese increíble “platillo volante” fantasma: ¡Se trata de una mariposa!

miércoles, 3 de junio de 2009

El "misil" de 1768

Un popular ufólogo patrio presentaba, en el año 2005, en su programa de radio y con un entusiasmo admirable un antiquísimo expediente X español. Vamos, que por el espectáculo aéreo y el pavor que ocasionó la aparición, no podía ser otra cosa que un OVNI.

Me he tropezado por casualidad con esta historia y no he podido resistir la tentación. Los hechos ocurrieron en La Calahorra (Granada), el día 18 de septiembre de 1768. Aquí pueden escuchar al maravillado presentador y al oyente del programa, descubridor del legajo, relatando la susodicha visión.

Según la narración que se hace en el vídeo, el curioso fenómeno celeste, a pesar de ser muy espectacular y ser descrito por el presentador como “una especie de cigarro puro volador”, se corresponde con una manifestación aérea perfectamente conocida en aquella época: ¡La entrada en la atmósfera de un bólido!

Pero claro, como el tema OVNI (según el ufólogo) “ha estado presente a lo largo de toda la historia” y en el mensaje que le envió el descubridor del caso (archivero de Socuellamos) le dijo que se vio: “Un objeto en forma de puro que después de estar parado mucho tiempo soltó chispas y humo y acabó cayendo al mar” sin duda, tenía que ser un OVNI.

Pero después, al oír al propio archivero relatar la parte más interesante del texto, uno se entera de que el “globo luminoso” no estuvo parado en ningún momento de su aparición.

Por lo visto, la parte del legajo que les hace descartar (al ufólogo y al descubridor de la historia) la explicación del meteoroide y deja más abierta otras hipótesis es esta: “...tuvo igual duración el trueno que el fenómeno y todo sería de seis minutos a corta diferencia” (el resaltado es mío)

O sea, que la duración de la visión del “globo luminoso” y la posterior estela de humo que dejo en el cielo fue de tres minutos y el trueno otros tres. Por lo tanto, teniendo en cuenta una posible sobreestimación de la duración, y a pesar de que el documento sea impresionante y todo lo que uno quiera, lo que se relata en el susodicho legajo es la aparición en el cielo, algo más prolongada de lo habitual, de un espectacular bólido con explosión incluida.

Ejemplos los hay a montones. Aquí se puede leer un extraordinario caso ocurrido en el año 1896 que fue contemplado en toda la península ibérica. En este otro sitio se hace referencia a bólidos con estelas persistentes de hasta 45 minutos.

En la prensa de la época era muy corriente publicar noticias sobre estas espectaculares manifestaciones aéreas. Además, interpretadas como lo que eran: ¡Bólidos! Por ejemplo, en el “Mercurio de España” de diciembre de 1788 se divulgó la visión de un meteoro en Génova, el 25 de septiembre de ese año, que tuvo una duración de más de dos minutos:


En este otro sitio se puede leer, también, otra noticia de prensa donde se relata la aparición de un extraordinario bólido sobre Fitero (Navarra), también en 1788.

En fin, que por mucha fe y entusiasmo que se ponga, estas extraordinarias manifestaciones celestes, ya conocidas desde tiempos ha, no tienen nada de misteriosas o extrañas.