martes, 25 de marzo de 2008

Persecución impresionante cerca de las Bardenas Reales (y III)

En la escena de la observación he dibujado el OVNI (ubicación aproximada), que apareció a baja altura y sobre el pinar. Estaba situado hacia el ENE y los testigos lo vieron (al comienzo del avistamiento) prácticamente de frente.



Por otra parte, durante la observación la Luna estaba en el cielo a baja altura. Su orto se produjo a las 4:00 horas. A las 4:45 (GMT+2) tenía un azimut (origen el Sur) de 252º (situado hacia el ENE) y una elevación sobre el horizonte de 6º. Por lo tanto, nuestro satélite natural estaba ubicado, justamente, en la misma posición que el OVNI.



Como se puede apreciar a continuación, el parecido del dibujo del ovni, realizado por los testigos, con la fase que tenía la Luna esa madrugada es revelador.






Al abrirse un claro en el cielo nublado (el tiempo era lluvioso y con tormenta) fue apareciendo la Luna. Esto llamó la atención de los testigos que no la identificaron por estar semioculta por las nubes, por su coloración rojiza y por aparecer a poca altura (cuando la Luna está baja, es percibida mucho más grande que cuando está en el cenit). Como recordarán, el OVNI surgió acercándose gradualmente desde el horizonte hacia los observadores. Aquí tenemos, de nuevo, la típica ilusión descrita en otras ocasiones. Un aumento progresivo del tamaño aparente del fenómeno, da la impresión de acercamiento en línea recta. A continuación, el objeto desconocido persigue a los testigos, siempre por la derecha y a la misma velocidad que ellos (toman una curva a la izquierda y la Luna se “coloca” a su derecha y les “persigue”). En dos ocasiones, el OVNI se dividió en dos. Cuando se juntaron los dos fragmentos, el objeto adoptó la misma forma que tenía al principio. La “persecución” finalizó cuando Maria del Carmen y Francisco llegaron a Mélida. El OVNI se paró al mismo tiempo que ellos, inmovilizándose “cerca” del pueblo.


Durante toda la “persecución” los testigos tuvieron a la Luna a su derecha y, como estaban en movimiento, nuestro satélite copiaba la velocidad del automóvil (ilusión de movimiento).

“Se situó a nuestra derecha todo el tiempo, por eso cuando tomamos una curva muy cerrada creí que lo habíamos perdido, pero no. Seguía en el mismo sitio. Los que habíamos cambiado de sentido fuimos nosotros.” (El Pensamiento Navarro, 2-8-78)

La división del OVNI en dos trozos tiene una explicación sencilla. Esta ilusión fue provocada por las nubes al pasar por delante de la Luna y cortarla en dos. Cuando llegaron a su destino y se pararon, lógicamente el OVNI (la Luna) también se “detuvo”.

Pero hubo más testigos del OVNI. Cuando Maria del Carmen y su marido llegaron a casa, llamaron a sus padres y éstos, al bajar a la calle, vieron también el “insólito” objeto. Sin embargo, al padre de la testigo le pareció que aquello era la Luna: “...oyeron que lloraba y salieron asustados, pudiendo verlo, si bien mi padre creyó se trataba de la luna, lo que desechamos luego al darnos cuenta que se hallaba en su mínima expresión menguante.” (P.N., 2-8-78)

Al menos, uno de los observadores creyó que el objeto luminoso podría tratarse de la Luna. No queda claro por qué, “luego” descartaron la explicación lunar. Lo que sí parece desprenderse del texto periodístico, es que no vieron al OVNI y a la Luna juntos.

Otro dato que reafirma la hipótesis lunar se encuentra en la siguiente fotografía, publicada por El Pensamiento Navarro, y donde aparece Maria del Carmen señalando la posición del OVNI, estático sobre el pueblo.



Trazando el azimut, que tenía la Luna hacia las 4:50 horas (hora aproximada de la llegada a la población de los observadores), desde la vivienda de los padres de la testigo, en Mélida (calle Zumalacárregui), se comprueba que, al final de la observación, la ubicación del OVNI y la del astro también coinciden.




La explicación lunar de este suceso es más que evidente, como hemos visto. Este es otro ejemplo de cómo, en ocasiones, Selene provoca sorprendentes y elaborados avistamientos OVNI que, en principio y gracias a investigaciones de campo poco rigurosas, pueden parecer fenómenos aéreos insólitos. Este caso también enseña cómo, involuntariamente, se introducen en las observaciones elementos inexistentes, que a veces resulta difícil descubrir, gracias, entre otras cosas, al entusiasmo de algunos encuestadores y que hacen que aumente, aparentemente, la extrañeza del incidente.

sábado, 15 de marzo de 2008

Persecución impresionante cerca de las Bardenas Reales (II)

J.L. Guillerma, en “Importantes observaciones OVNI en las provincias de Logroño, Navarra y Álava” (Stendek, nº 35, marzo 1979, pp 9-13) hace referencia a este caso y menciona un tiempo perdido, de los testigos, durante el avistamiento (unos quince minutos). Los cuatro kilómetros y medio que hay desde el cruce de Rada hasta Mélida, se recorren en tres o cuatro minutos.



Según Guillerma, el incidente comenzó hacia las 4:30 y concluyó a las 4:45 de la madrugada y, por lo tanto, hay un tiempo en el suceso que sobra. En el mencionado artículo escribe que parece ser que el conductor del vehículo pudo estar detenido unos veinte minutos, decidiendo que dirección tomar (si darse media vuelta y regresar a Caparroso o seguir hacia Mélida), mientras el OVNI se encontraba sobre ellos y habla de una dudosa laguna temporal basado, todo ello, en comentarios con familiares de los testigos (recordemos que no pudo entrevistarlos porque habían vuelto a su lugar de residencia).

Si lo anterior ocurrió realmente, se pregunta: “¿qué pudo suceder en ese TIEMPO MUERTO que nos sobra? ¿Por qué el OVNI persigue a los testigos hasta Mélida y luego queda estático durante varios minutos sobre el pueblo? ¿Es un intento de observación de las reacciones de sus perseguidos?"

Y a continuación indica el método que habría que emplear para contestar a esas preguntas: “Una sofronización, debidamente controlada y realizada, sobre María del Carmen y su esposo podría habernos dado las respuestas. Pero esto, desgraciadamente, como en la mayoría de los casos, no es posible por motivos evidentes que no hace falta explicar.”

Como dice Manuel Borraz, analizando este caso, en “OVNIS: HISTORIAS INCREÍBLES CON EXPLICACIONES CREÍBLES” (CEI, nº 1, febrero 1997): “¡Afortunadamente!, deberíamos celebrar. Durante el curso de unas sesiones de hipnosis llevadas a cabo de forma poco escrupulosa los protagonistas del caso podrían verse expuestos a sugestiones aberrantes para su equilibrio psicológico so pretexto de explorar un presunto episodio olvidado de sus vidas. Pero es más, el mero hecho de someterlos a dicha sofronización, ¿acaso no los predispondría ya a recrear obsesivamente toda una serie de temores hasta ese momento en estado latente y deshilvanados?”

Si hasta el propio Guillerma ya sugiere, en su trabajo, las dudas que tiene sobre el citado tiempo perdido, éstas (las dudas) se aclaran si miramos, en las notas de prensa y en el cuestionario rellenado por los testigos, la hora de inicio del avistamiento: ¡el incidente comenzó a las 4:45 horas! Con lo cual, lo que hay es un error horario introducido involuntariamente en la conversación de Guillerma con los familiares de los testigos, y no un tiempo perdido.

Además, los observadores son muy claros al relatar el incidente y no mencionan nada parecido a lagunas temporales o a estar veinte minutos parados bajo el OVNI, solventando qué dirección tomar.

En la fotografía, que incluyo a continuación, puede verse el escenario de los hechos justo cuando comenzó la observación. Está sacada unos 400 metros antes del cruce de Rada y muestra el horizonte ENE. El OVNI apareció sobre el pinar.


(Continuará...)

lunes, 10 de marzo de 2008

Persecución impresionante cerca de las Bardenas Reales

En la madrugada del día 31 de julio de 1978 se produjo, entre Caparroso y Mélida (Navarra), una singular persecución de un ovni a unos asustados automovilistas. En este caso se dieron toda una serie de elementos o efectos típicos del fenómeno OVNI. A saber: Encuentro cercano, persecución a baja altura, división del ovni en dos, posibles efectos EM, laguna temporal, etc.

Los testigos del avistamiento fueron entrevistados por El Pensamiento Navarro (noticia publicada el 2 de agosto de 1978) y Diario de Navarra (publicado el 3 de agosto de 1978). Que yo sepa, ningún ufólogo visitó a los observadores (por fortuna, como veremos más adelante). Sin embargo, un especialista vitoriano se acercó al pueblo para conversar con ellos pero no pudo hacerlo porque los testigos, que estaban de vacaciones, habían vuelto a su lugar de residencia en Francia. Sólo pudo hablar con la madre de la testigo. Por otra parte, tengo un cuestionario, rellenado por los observadores el día 8 de agosto de 1978, donde dan cumplida información de su experiencia.

El incidente comenzó a las 4:45 de la madrugada y 500 metros antes del cruce de Rada. La persecución transcurrió durante los 4.5 kms que hay hasta Mélida. A continuación, la noticia publicada por El Pensamiento Navarro.





Y la publicada por el Diario de Navarra.






También incluyo algunos datos, plasmados por los testigos en el formulario, que complementan las notas de prensa.

Datos climatológicos y condiciones visuales: Lluvioso y con tormenta.“Visibilidad perfecta” (Se refieren a que no había obstáculos que impidieran la visión del fenómeno)

Datos sobre el fenómeno observado: “Semejante a una luz”. “era como una luna muy grande y brillante”. Color “rojo amarillento muy fuerte”

Tamaño aparente: “La luna pero más grande y gorda”

Sonido: “no lo sabemos por haber puesto la radio del coche”

Altura estimada: “800 m a 1000 m”

¿Cómo apareció el objeto? -acercándose gradualmente desde el horizonte: “Sí”

Evoluciones del objeto: “Avanzó en línea recta hasta nosotros y luego nos siguió a la derecha del coche durante 4 km, nos paramos y se paró un poco más lejos.”

¿Cómo desapareció de su vista el objeto?: “No lo sé puesto que cuando llegamos a mi casa nos metimos y cinco minutos más tarde ya no había nada.”

Su velocidad era: Calculo que de “120 puesto que nosotros íbamos a 120 en el coche.”

Nº de objetos observados: “1 y dos medios”. Avanzaban “simultáneamente cuando iban dos.”

¿Cuándo se juntaron qué forma adoptó el nuevo objeto?: “el mismo que cuando lo vimos por la primera vez.”

¿Sintió Vd. Alguna sensación no habitual?: “Solamente nervios debidos al susto.”

¿Notó alguna alteración electromagnética?: “puede que aceleración del coche.”

Relato: “Veníamos de Pamplona, eran las 5 menos cuarto de la mañana, cuando llegábamos al cruce de Rada-Mélida, cuando vimos una luz que se acercaba, y al mismo tiempo se iba haciendo más grande y fuerte. Empezamos a correr con el coche y pusimos la radio a toda fuerza. Llegamos a casa (4 km) y llamamos a mis padres, cuando bajaron también pudieron verlo puesto que el objeto se había parado al mismo tiempo que nosotros. He olvidado decirle que al principio cuando lo vimos dos veces se partió en dos, y se volvió a juntar.”


(Continuará...)